Ajo con vitamina E, el ángel de tu salud

Aceite de ajo (Allium sativum L.)

Partes utilizadas

La “cabeza” entera recibe el nombre de bulbo de ajo, mientras que a cada segmento se le llama diente. Aproximadamente, hay 10-20 dientes en un solo bulbo de ajo.

Descripción botánica del ajo

El ajo es una planta herbácea perteneciente a la familia de las liliáceas.

La planta posee de 20 a 40 cm de altura. Está compuesta por un bulbo o cabeza, que es compuesto y subesférico, el que se encuentra dividido en ocho o diez bulbillos, aproximadamente, denominados dientes, los que son muy fáciles de separar.

Los dientes están envueltos por una membrana, generalmente blanca, de consistencia similar a la seda. A la vez, la totalidad del bulbo se encuentra también cubierta por una membrana o envoltura papirácea de consistencia similar a la que cubre a los dientes.

¿Cómo actúa el ajo?

La alicina entra en el cuerpo a través del aparato digestivo y viaja por todo el cuerpo, donde emplea sus potentes efectos biológicos.

La cantidad de alicina necesaria equivale a cerca de 4 dientes de ajo al día.

Usos medicinales del ajo

Tiene selenio y germanio, muy difíciles de encontrar en los vegetales más corrientes.

El aceite de ajo es rico en aminoácidos de sulfuro, responsables de su efecto anti-bacteriano.

Entre las propiedades del aceite de ajo se encuentra su contenido en minerales como el potasio, calcio, hierro y fósforo.

De entre todas las vitaminas destacamos la E, antioxidante, y las del grupo B.

Otra de las propiedades del aceite de ajo son las anitfúngica y antiinflamatoiras. Ayuda a combatir afecciones de la piel como el pie de atleta, las verrugas, etc.

Combatir el acné es otra de las interesantes propiedades del aceite de ajo.

También ayuda a prevenir la caída del cabello.

Circulación: El ajo, es el gran purificador de la sangre, La presencia de componentes sulfurosos, así como la aliína, y del ajoeno, la hace muy importante en otorgar a esta planta propiedades antitrombóticas, por lo que resulta muy adecuada para fluidificar la circulación sanguínea y evitar o luchar contra las enfermedades circulatorias siguientes: Arteriosclerosis, hipertensión, colesterol, infarto de miocardio, angina de pecho y otras relacionadas con una mala circulación como las hemorroides.

Diurético: Favorece la eliminación de líquidos corporales, siendo muy adecuada en casos de reumatismo, hidropesía, edemas, y vejiga.

Bactericida: Por su contenido en compuestos ricos en azufre, es uno de los mejores remedios naturales para combatir procesos infecciosos del aparato respiratorio (Gripe, bronquitis, faringitis, etc.), digestivo (Putrefacciones intestinales, diarrea, etc.) o excretor (infecciones renales, cistitis, etc.)

Especialmente indicado para calmar la tos de origen bacteriano con funciones de expectorante.

Tiene un alto contenido de fósforo y de azufre, por eso se destaca como un sedante especial para los nervios.

Previene las intoxicaciones alimentarias: También el tratamiento de la vaginitis u otras infecciones de la vagina, o el tratamiento o prevención de enfermedades de transmisión sexual como la gonorrea.

Digestivo: Favorece la digestión, al estimular el hígado, la vesícula y el páncreas aunque debería evitarse en aquellos casos en que exista hiperclorhidria (Acidez estomacal) así como en estómagos delicados, aunque parece tener un efecto positivo en el tratamiento de la úlcera.

Antihelmíntico: Ayuda a eliminar las lombrices intestinales.

Anticancerígeno: Estudios recientes parecen asociar el consumo del ajo con la inhibición del cáncer. Los compuestos azufrados parecen ser los responsables en la lucha contra la aparición de células cancerosas en el estómago, hígado, pecho, etc. El flavonoide quercetina, por sus efectos antioxidantes, también parece jugar el mismo papel en este sentido.

Uso externo

Dolor de oídos: Para tratar las infecciones del oído, Otitis (Suministrar un par de gotas de aceite de ajo dentro del oído, tapar con un algodón posteriormente).

Contraindicaciones

Deben tener especial cuidado las personas con problemas de coagulación, ya que fluidifica la sangre y en dosis elevadas puede generar hemorragias.

Tampoco deben consumir aceite de ajo pacientes con algún problema de tiroides.

Las capsulas de aceite de ajo no se recomienda para embarazadas ni diabéticos.

Vitamina E

¿Qué es la vitamina E?

equipo101

NLM21, Vitamina E (Alfa-tocoferol)

La vitamina E es un antioxidante que protege el tejido corporal del daño causado por sustancias llamadas radicales libres. Estos radicales pueden dañar células, tejidos y órganos, y se cree que juegan un papel en ciertas afecciones relacionadas con el envejecimiento.

El cuerpo también necesita vitamina E para ayudar a mantener el sistema inmunitario fuerte frente a virus y bacterias.

¿Cómo actúa?

Se ha observado que es indispensable en la reproducción de algunos animales y previene el aborto espontáneo. Gracias a su capacidad para captar el oxígeno, actúa como antioxidante en las células frente a los radicales libres presentes en nuestro organismo. Al impedir la oxidación de las membranas celulares, permite una buena nutrición y regeneración de los tejidos. Interviene en la formación de glóbulos rojos. Protege los tejidos de pulmones y otros órganos.

¿Para qué sirve la vitamina E?

Antioxidante: la vitamina E es un antioxidante natural que reacciona con radicales libres solubles en lípidos de la membrana celular. De esta forma mantiene la integridad de la misma dando protección a las células ante la presencia de compuestos tóxicos, metales pesados (plata, mercurio, plomo), drogas y radiaciones. La toxicidad de estos sustancias extrañas esta dada por los radicales libres que se generan durante la detoxificación (desintoxicación) del organismo.

Sistema inmune: cumple un rol importante en cuanto al mantenimiento del sistema inmune saludable, especialmente durante el stress oxidativo y enfermedades virales crónicas. Induce la proliferación de células de defensa y aumenta la respuesta celular ante algún daño o infección.

Estrés oxidativo: el oxígeno puede ser a veces dañino ya que actúa sobre las moléculas del organismo haciéndolas muy reactivas. Cuando estas moléculas se vuelven tan reactivas comienzan a dañar las estructuras celulares de su alrededor. Las células no utilizan todo el oxígeno que les entra sino que una pequeña porción de ese oxígeno será convertida en formas químicas nocivas denominadas radicales libres que son muy inestables y reaccionan con células cercanas provocándole un gran daño, alterándoles su función, envejeciéndolas y destruyéndolas. Es causado por un desequilibrio entre la producción de radicales libres y la capacidad del organismo para eliminar el exceso. Su conocimiento es la base de todas las terapias antioxidantes, incluida la ozonoterapia.

Visión: se cree que la vitamina E entre otros antioxidantes pueden prevenir o retrasar la formación de cataratas. Se necesitan aún mas estudios para comprobar la participación de la vitamina E con respecto a este punto.

Envejecimiento: Protege al organismo contra los efectos del envejecimiento eliminando los radicales libres que causan degeneración de los tejidos como la piel y vasos sanguíneos. También protege contra los efectos mentales del envejecimiento como la pérdida de memoria.

Sistema nervioso: la vitamina E es esencial en el mantenimiento de la integridad y estabilidad de la membrana axonal (membrana de las neuronas).

Sistema cardiovascular: evita la formación de trombos que hacen difícil la circulación en los vasos sanguíneos. Por ellos evitan o disminuye el riego de padecer un infarto de miocardio, angina de pecho o embolias. Previene la aparición de calambres en las piernas en aquellas personas con mala circulación. La vitamina E puede prevenir o retrasar enfermedades cardíacas al limitar las oxidación del LDL colesterol o colesterol malo.

Cicatrizante: la vitamina E es importante en la formación de fibras elásticas y colágenas del tejido conjuntivo. Promueve la cicatrización de quemaduras.

Protección contra la destrucción de la vitamina A, selenio, ácidos grasos y vitamina C.

Protección contra la anemia.

Fertilidad y sistema reproductivo: ciertos estudios en animales indicaron que la vitamina E es esencial para la reproducción normal en varias especies de mamíferos. Basándose en esos estudios en animales, la vitamina E se ha usado en la clínica para tratar el aborto recurrente y la infertilidad en ambos sexos. Así también se ha utilizado en la toxemia del embarazo, trastornos de la menstruación, vaginitis y síntomas de menopausia. Aun así, no hay pruebas suficientes que demuestren todos los beneficios en los trastornos antes mencionados

Cáncer: existe cierta evidencia que la vitamina E protege contra el cáncer aunque los estudios no han podido demostrar la eficacia de la vitamina E en este aspecto. Se cree que la vitamina E ayuda a proteger las membranas celulares del daño que producen los radicales libres, el cual puede conducir al desarrollo de enfermedades crónicas como el cáncer.

Contraindicaciones

Altas dosis de Vitamina E pueden producir: náuseas, diarrea, dolor de estómago, fatiga, debilidad, dolor de cabeza, visión borrosa, comezón, hematomas y pérdida de sangre

Es probablemente segura para las mujeres embarazadas y en período de lactancia. Hable con su médico de todos modos

La vitamina E podría empeorar los problemas de coagulación en personas cuyos niveles de vitamina K son muy bajos

La vitamina E podría empeorar los trastornos hemorrágicos

Deje de tomar vitamina E por lo menos 2 semanas antes de someterse a un procedimiento quirúrgico

La vitamina E podría aumentar los efectos y efectos secundarios de la ciclosporina

Consejos

El déficit de vitamina E puede ocasionar anemia, destrucción de los glóbulos rojos de la sangre, degeneración muscular y desordenes en la reproducción. Un exceso de vitamina E puede dar lugar a trastornos metabólicos.

Fórmula magistral del día

Fórmula para:
Menopausia, pesadez y calambres en la zona lumbar durante la menstruación; regula la menstruación, mitiga los cólicos menstruales, compensa los niveles hormonales; ayuda a las mujeres con el síndrome premenstrual, inflamación de ovarios y dolor pélvico
Fórmula de Plantas
ClaveNombre
6626Palo guaco Tallo 60 g
6572Serpentaria Raíz 60 g
6941Zarzaparrilla morisca Raíz 60g
6510Té triqui 60 g
6610Fenogreco Semilla 60 g
6511Té chichimeca 60 g
Forma de prepararse

Poner todas las plantas por partes iguales en un frasco grande de preferencia de vidrio con tapa y capacidad de 1 litro.

Rotularlo con la fórmula.

Agitar para mezclar la fórmula

Agregar el contenido de 1 cucharada sopera de la fórmula en 1 litro de agüa purificada o de preferencia de manantial.

Que hierva la preparación 10 minutos y colar

Modo de uso de las plantas1.- Antes de cada alimento

 

Fórmula de Suplementos
ClaveNombre
2346Glucoamilasa con Vitamina B6 60 cáps.
2494Pensamiento 60 g
2421Tragacanto goma 60 cáps.
2380Omega 3 con Bacalao y Salmón 60 cáps.
2372CASTAÑAL BRAVO Aceite BSA. CON 060
Uso sugeridoTomar una cápsula de cada una antes de cada alimento

 

Sugerencias adicionales
ClaveNombre
7523Trébol rojo 60 g
Uso sugeridoSE aplica con la yema de los dedos en forma circular y suavemente en el bajo vientre dos veces al día

Podcast

#FrasedelDía

“La mayor Víctoria:
el vencerse a sí mismo”
El ángel de tu salud
“La mayor Víctoria:
el vencerse a sí mismo”
Resumen
Fecha
Título de la nota
¡No te oxides! Toma ajo con vitamina E
Calificación del autor
51star1star1star1star1star