Mirto rojo, plantas medicinales, herbolaria tradicional, el ángel de tu salud

Salvia greggii

Sinónimos

Salvia: nombre latino de la “salvia”, que procede del latín salvus, que significa “salud” o salveo, que significa a “curar”, aludiendo a las virtudes medicinales de las plantas de este género.

greggii: epíteto otorgado en 1870 por el botánico Asa Gray en honor de J. Gregg, un comerciante de México que encontró la planta en Texas.

Partes Utilizadas

Las hojas

Descripción Botánica

Salvia greggii es una planta muy variable, con numerosos cultivarese, alcanzado un tamaño de 30-120 cm de altura y menos de ancho. Puede estar en posición erecta o amontonada. Las hojas son típicamente verdes de color intermedio y glabras, que tiende a ser menor de 2,5 cm de largo. El tamaño de la flor y el color son extremadamente variables. Las flores alcanzan 0,5 a 2,5 cm de largo, y tiene muchos tonos de color escarlata y rojo (el más común en la naturaleza), junto con el rosa, blanco, lavanda, violeta y albaricoque. La planta se utiliza ampliamente en la horticultura.

Composición Química

Las propiedades aromáticas de la salvia se deben al aceite esencial que tiene una composición química muy compleja constituido principalmente por: alfa y beta tujona, alcanfor, 1,8 que son responsables de su característico aroma.

Usos medicinales del mirto rojo

• Problemas urinarios: El aceite esencial de Mirto es recomendado para los problemas urinarios aunque siempre debe hacerse bajo supervisión médica. Además, no se debe ingerir sin que le médico lo haya recomendado antes.

 • Problemas pulmonares: La infusión de Mirto es extraordinaria para tratar problemas pulmonares y bronquiales. Incluso, los baños de vapor son utilizados para tratar otras dolencias como la sinusitis.

Problemas intestinales: Si se toma infusión de mirto realizada con aquellas hojas más jóvenes se podrá tratar las diarreas.

Se utiliza para falta de sueño, cólicos premenstruales, hemorragia vaginal, esterilidad femenina, granos, sarpullido, sarampión, escarlatina, empacho, diarrea, disentería, bilis, inflamación del estómago, enfermedades culturales (susto, mal del ojo, aire).

El mirto, es una planta mexicana que se utiliza en remedios caseros para aliviar nervios alterados, lavar los ojos, contener el vómito, contra diarreas acuosas y para contrarrestar el insomnio.

Dosis

El cocimiento del mirto se hace con ramas y flores frescas hervidas por dos minutos, dejándose reposar hasta que entibie. El mirto se emplea en hoja seca para infusión en uso interno y externo, en extracto líquido, en tintura, el aceite esencial en gotas o aerosoles para inhalar, en cápsulas y en supositorios.

Hervir durante 5 a 6 minutos, de 10 a 15 gramos de planta en tres litros de agua, colar y beber 4 veces al día, durante un período de 15 a 20 días.

Usos etnomedicinales

Cuando el niño se empacha con la leche, tiene diarrea. Puede suceder que se trague la baba cuando está en plena dentición; esto se debe evitar porque se le fermenta en el estómago, se le pega, le crea un caos terrible junto con la leche. Hacen una combinación tóxica, con muchas bacterias. Para la salud del sistema digestivo del niño y sus afecciones gastrointestinales nada mejor que el mirto. Se toma con agrado. Relaja el músculo suave que recubre el intestino y el tracto digestivo. Se le puede dar este té que le quita lo exaltado y enojón. El resultado es muy rápido, la indigestión se corrige, ayuda a expeler los gases estomacales que causan presión y dolor abdominal.

Es antibacterial, combate las infecciones, mejora los síntomas, soluciona la causa que da pie a esta sintomatología. Si hay diarrea suministra minerales que se pierden durante las evacuaciones constantes, recupera los electrolitos. Es importante que el niño relaje y desinflame su estómago y vientre para que no sufra. Esta planta tiene una propiedad para ayudar a las personas que siempre tiene padecimientos constantes en el estómago, aunque no sean niños. Favorece la restauración de la flora intestinal, que en el niño se está formando, creciendo para que se pueda defender y suministrar nutrimentos que la propia flora intestinal produce. En el adulto, cuando se pierde es importante recuperarla para no estar enfermos.

Las personas que regularmente tienen padecimientos relacionados con el enfriamiento en vías respiratorias como resfriado, gripe, infección y garganta, fiebre, pleuresía (inflamación de la membrana que recubre los pulmones con dolor en el pecho y espalda, con dificultad al respirar y toser, provocando sofoco), tomando esta planta se eliminan dolor, infección bacterial, viral, levaduras y hongos sin consecuencias secundarias.

Contraindicaciones

El aceite esencial debe ser evitado por vía interna en el embarazo y la lactancia, y no administrarse nunca a niños menores de 6 años ni a pacientes con gastritis o úlcera gastroduodenal.

Consejos

Para nervios alterados: en una taza se agregan dos cucharadas colmadas de hojas y flores finamente picadas y se vierte agua hirviendo; se tapa y se deja reposar hasta que entibie.

Para combatir el insomnio: Se coloca un manojo de ramas y flores entre la almohada y la funda, con lo que seguro se tienen felices sueños…

Para aliviar infecciones intestinales (diarreas acuosas): El remedio se prepara con dos ramas de hojas y flores frescas hervidas en cinco tazas de agua purificada durante dos minutos.

Ya reposado y tibio se toman tres tazas al día.

Para detener el vómito:Del mismo cocimiento se toma una taza cuando se presenta la sensación, tantas veces como sea necesario.

Historia

Salvia greggii fue descrita por Asa Gray y publicado en Proceedings of the American Academy of Arts and Sciences.

Etimología

Salvia: nombre latino de la “salvia”, que procede del latín salvus, que significa “salud” o salveo, que significa a “curar”, aludiendo a las virtudes medicinales de las plantas de este género.

Greggii: epíteto otorgado en 1870 por el botánico Asa Gray en honor de J. Gregg, un comerciante de México que encontró la planta en Texas.

Curiosidades

Etimología

Salvia: nombre latino de la “salvia”, que procede del latín salvus, que significa “salud” o salveo, que significa a “curar”, aludiendo a las virtudes medicinales de las plantas de este género.

greggii: epíteto otorgado en 1870 por el botánico Asa Gray en honor de J. Gregg, un comerciante de México que encontró la planta en Texas.

Otros usos

Resumen
Fecha
Título de la nota
Si padeces de problemas urinarios, trátalos con Mirto Rojo
Calificación del autor
51star1star1star1star1star