Lepechinia caulescens

Sinónimos

Betónica. Betónicao. Betonica. Bretónica. Bretoña. Salima fina. Salvia. Savia. Selima fina. Vetónica.

Partes utilizadas

Hojas y tallos

Descripción botánica

Esta planta se encuentra en el Valle de México y presenta los caracteres siguientes: Tallos erguidos y ligeramente vellosos; hojas pecioladas opuestas, ovales ú oblongas, entereas ó penilovadas; inflorescencia general en espigas terminales formadas por vertisilastros densos, guarnecidos de anchas bracteas, suborbiculares y acuminados; cáliz bilabiado; labio superior tridentado, en inferior bífido; corolas púrpuras, blancas ó azules bilabiadas. Estambres cuatro didínamos, olor nulo, sabor algo astringente

Composición química

Algunos de ellos son el ácido carnósico, rosmanol8, 7metoxirosmanol, etoxirosmanol1, ácido 7 -hidroxi-abieta-8(14)-en18-oico-9α,13α–endoperóxido, el ácido 8α(9α),13α(14α)-diepoxiabietan-18-oico, y el ácido 7α-hidroxidehidroabiético.

Dentro de los triterpenos se reporta al ácido ursólico, oleanólico, betulínico y sus 2α-hidroxiderivados aislados. Se reporta al estigmasterol y el -sitosteril- -D-glucósido; en cuanto a los flavonoides se han identificado a salvigenina, artemetina y santina (de L. urbaniana).

Usos medicinales de la bretónica

Trastornos digestivos (dolor de estómago, cólicos, indigestión) y padecimientos de la mujer (cólicos menstruales y regularización de la menstruación); dolor de cabeza, bajar la temperatura.

Esta planta se indica principalmente en trastornos propios de la mujer, usos referidos en el centro del país. Cuando hay hemorragias vaginales, se hierve con cardo rojo.

Para que las señoras puedan tener hijos, se hierven los camotes (raíces). A las mujeres que padecen dolor de cintura se les aplican vaporizaciones en el cuerpo, o bien, se les da de beber la cocción varias veces al día. Para aliviar las enfermedades de las mujeres que acaban de parir, se hierve la planta y se toma un té, igual que las preparaciones anteriores.

En el Estado de México se recomienda tomar un vaso del té antes y después del parto. Para limpiar la matriz (eliminación de fragmentos de placenta después del parto).

Su aplicación más común es para contrarrestar las hemorragias nasales.

La planta tiene una gran variedad de aplicaciones para la salud, que sería una lista enrome si se explicara cada una de ellas, por generaciones se ha creído que es la planta medicinal que cura todos los males, desde pulmones, estomago, riñones, cerebro etc.

En momentos que se sufren llagas y heridas, la planta es perfecta para sanar las heridas que estas provocan en la piel y evita que se infecten.

Se utiliza contra el insomnio o problemas gastrointestinales. También se utiliza para controlar la fiebre. Además, se puede aplicar de manera externa para sanar heridas.

Se usa para calmar y controlar los dolores de cabeza provocados por un alto nerviosismo o por un excesivo temperamento que mantenga estresado al paciente.Se utiliza también para aliviar las enfermedades propias de los riñones.Fortalece el hígado y el bazo, mejorando muchísimo los síntomas de la hidropesía.

Dosis

Cocimiento normal, dosis sugerida 4-6 gramos por litro de agua, 6 minutos, colar y beber, 5-6 vasos al día, durante 20 días

Usos etnomedicinales

Es usada en la medicina tradicional mexicana para el tratamiento de la diabetes, la hipertensión arterial, infecciones gastrointestinales, dismenorrea y como abortivo.

Se utiliza contra las afecciones de las vías respiratorias y, por sus propiedades sedantes, para el tratamiento del asma. Sus efectos desinfectantes y astringentes son aprovechados para el tratamiento de la diarrea y de las inflamaciones de la vejiga.

La infusión es estimulante, sobre todo mezclada con otras plantas medicinales. También es eficaz contra los dolores de origen nervioso. Las flores frescas o hervidas sirven para preparar buenas compresas contra las heridas e hinchazones.

La betónica es una de las mejores yerbas curativas.

Toda la planta es maravillosa. El té que se obtienen de las hojas es muy curativo en falta de apetito, fiebres, lombrices, ardor del estómago, epilepsia, debilidad de los nervios, mucosidad en los pulmones, enfermedades del pecho, opresión del pecho, asma, esputos de sangre, catarros, tos, hidropesía, ictericia, obstrucción, ventosidades, cólicos, enfermedades de los riñones y vejiga, colerina, dislocaciones, reumatismo, gota, etc.

Como vomitivo se emplea el té de la raíz desecada, que se prepara en forma de cocimiento; el té de la raíz en estado fresco, preparado en cocimiento es un buen purgante.

El jugo fresco de la planta, mezclado con agua endulzada con miel, es un excelente remedio contra la ictericia y la hidropesía.

El jarabe preparado de esta planta tiene efecto curativo en tos y asma, pues disuelve las mucosidades.

En el exterior se emplea esta planta para lociones y compresas (fomentos) en caso de afecciones de la piel, granos, hinchazones, heridas, etc.

Contraindicaciones

Con la raíz hay que tener precaución, ya que su ingesta puede producir vómitos.

Consejos

Se pueden aplicar compresas de esta planta sobre los golpes en los ojos para ayudar a su pronta sanación.

En la actualidad sus agentes activos son aprovechados para prevenir la tos en los fumadores crónicos.

Asimismo ayuda a descongestionar los pulmones y a aliviar los padecimientos bronquiales.

Se aplica también en casos de dolor en los oídos, pues calma rápidamente los mismos.

Su aplicación más común es para contrarrestar las hemorragias nasales.

Durante los calores sus emanaciones tienen una gran influencia sobre personas nerviosas.

Sus hojas secas y reducidas a polvo constituyen un excelente estornutatorio. Toda la planta tiene propiedades curativas para nerviosos, y otras muchas enfermedades se curan con esta planta.

Si se hierven hojas y flores de betónica, un manojo en un litro de agua o en un litro de vino tinto o banco, y se toma durante un tienpo largo en ayunas y antes de acostarse una cucharada caliente, o las flores preparadas en forma de dulces con azúcar, se obtienen buenos resultados en las enfermedades pulmonares, bronquitis crónicas, pleuresía; toses crónicas de los fumadores, asma bronquial, tos convulsa y en los casos de tuberculosis. Fortifica el estómago, cura las enfermedades del hígado y bazo, haciendo desaparecer la ictericia y la acumulación de agua en el vientre (ascitis, hidropesía).

Tonifica los nervios haciéndolos calmar, cura la epilepsia, dolores de cadera (lumbago), convulsiones, gota y parálisis de los miembros. Normaliza la menstruación y deshace los cálculos de los riñones.

Las personas que sufren de comezón (hiperacidez) en el estómago y hacen digestiones despacio, se alivian y se curan si toman ocho gramos de la raíz pulverizada en un poco de agua con miel después de las comidas. Este remedio deja el estómago e intestinos limpios de gases y flemas. Un manojo de hojas de betónica hervidas en un medio litro de vino blanco aplicado en los dolores fuertes de la gota (podagra) sobre el dedo gordo del pie que es muy dolorido, sobre todo por la madrugada, hace desaparecer los dolores en seguida. Hay que aplicar este fomento bastante caliente.

En las neuralgias y jaquecas se aplica un fomento de agua fría en la que previamente hayan sido hervidas un manojo de hojas de betónica en un litro de agua durante diez minutos. Los dolores se van enseguida. Las hojas de betónica machacadas con un poco de sal hacen parar la sangre de la nariz si se introducen en las ventanas de la misma.

Para los dolores de oído da excelentes resultados el vapor de hojas hervidas en agua que se hace llegar con un embudo en los oídos. En estos casos también se usa el jugo de las hojas mezclado en partes iguales con aceite de rosas.

La raíz de betónica es un depurativo y seca es un vomitivo. Las hojas hervidas con miel y vino son excelentes para dolores de pecho con esputos de sangre.

El jugo de las hojas mezclado con aceite de reosas e infliltrado en los oídos, calma instantáneamente los dolores agudos del pecho.

Deben tener a mano esta preparación los enfermos que sufren ataques de angina de pecho.

Contra enfermedades de los ojos se lavan éstos con un cocimiento de 10 gramos de hojas y raíces de bretónica en medio litro de agua; también es eficaz poner sobre la frente y los ojos cerrados un lienzo empapado con una mixtura de una clara de huevo conuna cucharada de jugo o jugo de hojas de bretónica.

Contra fiebres continuas, antes del acceso se toman cuatro cucharadas de jugo de bretónica con cuatro de jugo de llantén.

Historia

Lepechinia caulescens fue descrita por el botánico y micólogo estadounidense Carl Clawson Epling (abrev.: Epling) y publicado en Repertorium Specierum Novarum Regni Vegetabilis, Beihefte 85: 20, en el año 1935.1​

Etimología

Lepechinia: nombre genérico en honor al botánico ruso Ivan Ivanovich Lepechin (1737-1802), (abrev.: Lepechin).

Curiosidades

Es una lástima que esta planta sea poco conocida en la medicina doméstica, a pesar de que el doctor Augusto Musa, médico del rey Augusto, escribió un tratando dando a conocer cuarenta y ocho enfermedades que son curables con la betónica. Para alabar a una persona, había antiguamente un dicho que rezaba “Tu pluribus virtutibus preaditus quam betónica”, que quiere decir: “Tu tienes más virtudes que la betónica”.

Plinio escribe sobre habitantes de la península ibérica: “Los betones descubrieron la hierba betonica, así llamada por razón de sus descubridores.

Otros usos

Fabricación de cosméticos, de tinturas, como repelente, para elaborar productos para el pelo.

Fórmula Magistral del día

FUNCIONA PARA CEFALEAS TENSIONALES, NERVIOSISMO, VÉRTIGO Y MAREOS

PLANTAS: BRETONICA ZARZAPARRILLA NEGRA, CORDÓBAN, MOYOTE, CALAMONDIN Y TÉ KICKAPU DESP. C/A
CÁPSULAS: ÁCIDO OLEICO CON VIT B12, COENZIMA Q10, CARDO ROJO Y  CRISANTELO

" El mejor regalo que podemos darle a otra persona es nuestra atención integra "     Richard Moss
” El mejor regalo que podemos darle a otra persona es nuestra atención integra” / Richard Moss