Conyza filaginoides

Sinónimos

Conyza, falso sacalechinchi, gordolobo, hierba amarga, hierba de las ánimas, rosilla, simonilla, simonillo, simonío, transpecos marshtail, zacachichi, zacachichíc, zacatechichi, zacatechichic.

Partes utilizadas

Hoja con tallo

Descripción botánica

Planta anual, de 30 a 60cm de altura, con abundantes pelos y aspecto lanoso. Tiene hojas angostas, de 1 a 3cm de largo, con uno a cinco dientes en cada lado de la hoja. Las flores están agrupadas en espigas alargadas de color blanco-verdosas, a veces ligeramente rojizas.

De origen desconocido, está presente en climas semicálido y templado, entre los 1900-2240 y 2700-3100msnm. Asociada a matorral xerófilo, pastizal, bosques de encino, de pino y bosque de juníperos.

Composición química

En el Instituto Médico Nacional se hizo el análisis, habiéndose encontrado en el extracto acuoso, sales, substancias pépticas y una materia amarga, o sea un alcaloide llamado lenesina.

“Agotado el polvo de la planta por gasolina y éter sulfúrico y en parte solamente por el alcohol absoluto, fué agotada por agua destilada. Se agrego a la solución acuosa alcohol absoluto para precipitar los principios gomosos y filtrando y evaporando el liquido se obtuvo el principio amargo”.

De las experiencias que se practican en el mismo establecimiento se deduce que el simonillo “tiene acción fisiológica general energética, obrando, según parece, especialmente sobre la sangre”, si se inyecta a ciertas dosis, pero por la vía gástrica no causa daño.

Usos medicinales del simonillo

De acuerdo al análisis de la información etnobotánica se encontró que esta planta es usada en problemas del aparato digestivo, principalmente en casos de bilis, coraje y muina, el tratamiento recomendado consiste en tomar el cocimiento de toda la planta en ayunas, durante 9 días para las personas nerviosas y corajudas. Cuando se presenta diarrea por causa de un coraje, entonces se aconseja preparar una cocción de la planta con ajenjo (Artemisia sp.) y una rajita de canela (sp. n/r) (14); o bien, con una cabeza de ajo (sp. n/r) exprimiéndole dos limones a la decocción fría, para tratar la muina.

La planta tiene propiedades antimaláricas y relajantes. También se puede emplear contra la bilis, calentura, catarro, catarro de vesícula biliar, catarros gástricos, cólera, cólicos, cólicos hepáticos, coraje, diabetes, diarrea, disentería, dolor de estómago, dolor de hígado, gastritis, hepatitis, ictericia, inapetencia.

Otros trastornos digestivos en los que también es administrado el cocimiento vía oral son: catarro de vesícula biliar, cólicos, diarrea, disentería, dolor de estómago, dolor de estómago por corajes, empacho, dolor de hígado y empacho.

Asimismo, se refiere útil como colagogo, aperitivo y en casos de “agitación”, boca amarga o desabrida, flatulencia y diabetes.

Atiende cólicos en la región hepática (lado derecho debajo de la costilla), se extiende hasta la boca del estomago. Es un dolor insoportable incluso algunas personas se desmayan.

Básicamente mejora la función del hígado y de la vesícula biliar cuando hay mucha inflamación. Debido a esta insuficiencia hepática y biliar se presenta un color amarillento en la piel, en lo blanco de los ojos, se tiene mucha flema amarga, pegajosa, también se tiene un cólico muy fuerte debido a que en ocasiones se tiene lodo biliar y los cálculos biliares obstruyen el conducto biliar. Es necesario desbaratarlos con simonillo.

Cura la represión y el ahíto, despierta la gana de comer y aprovecha notablemente a los que se les aceda la comida en el estomago por falta de calor natural.

Las personas que no tienen su vesícula biliar deben tomarla, ya que actúa como si fuera una vesícula biliar por su líquido. Permitirá que la persona no tenga cólico y podrá disgregar las grasas teniendo la prudencia de tomar té en ayunas todos los días.

Mejora la digestión en los que hacen muchos corajes que incluso los postra. Cuando sucede una impresión muy fuerte, la persona trata de tomar algo de inmediato para no volverse diabética, el simonillo es la mejor opción.

Dosis

30 gramos de la planta simonillo.

½ litro de agua.

Añada la planta cuando el agua ya este hirviendo. Deje por espacio de 3 minutos más.

Retire del fuego y deje enfriar. Cuele.

Tómelo por las mañanas sin endulzar (por espacio de semana y media).

El sabor de esta bebida es muy amargo.

MEN03 Pp. 772 Conyza filaginoides (DC.) Hieron.

Preparación: Cocimiento suave.

Modo de uso: Oral.

Dosificación: Hervir durante 2 a 4 minutos, de 10 a 15 gramos de planta e tres litros de agua, colar y beber 4 veces al día, durante un periodo de 15 a 20 días.

Usos etnomedicinales

En Oaxaca se toma el cocimiento de las hojas también como colagogo, es decir, para expulsar la bilis acumulada.

En algunos países (Suiza, Alemania y otros) ya existen inyecciones de plantas medicinales. Aquí ya nos dimos cuenta de que esas inyecciones que están aplicando no son tan efectivas como el lavado intestinal. Funciona más rápido, no causa daños secundarios, las personas se desinflaman y se elimina el dolor.

Algunos les duele el estómago como si les hubieran dado un puñetazo; con el lavado intestinal de té de simonillo se elimina el dolor.

Consejos

Esta planta es usada en problemas del aparato digestivo, principalmente en casos de bilis, coraje y muina. Cuando se presenta diarrea por causa de un coraje, entonces se aconseja preparar una cocción de la planta con ajenjo (Artemisia sp.) y una rajita de canela; o bien, con una cabeza de ajo exprimiéndole dos limones a la decocción fría, para tratar la muina.

Oros trastornos digestivos en los que también es administrado el cocimiento vía oral son: catarro de vesícula biliar, cólicos, diarrea, disentería, dolor de estómago, dolor de estómago por corajes, empacho, dolor de hígado y empacho.

Historia

Desde tiempos inmemoriales los indígenas han usado el simonillo para combatir algunas enfermedades gastrointestinales. Fray Francisco Ximénez, en “los cuatro libros de la naturaleza” menciona que se emplea para tratar los vómitos de la cólera.

Posteriormente se le ha empleado como tónico amargo, observándose efectos colagogos notables.

En el siglo XVI, Francisco Hernández señala: es de naturaleza caliente y seca en tercer grado, el jugo mezclado con nitroe instilado, cura los ojos debilitados o con nubes, alivia las heridas venenosas. Añade, el jugo exprimido de esta hierba, purga por el conducto superior todos los humores, pero principalmente la bilis y las flemas. Además, cura el empacho, excita el apetito, favorece a los que sufren acedías, cura el prurito de los ojos, es eficaz para calmar la tos, quitar la flatulencia y apaciguar el vientre.

A inicios del siglo XX, el Instituto Médico Nacional la refiere como: colagogo, emético y favorecedor del peristaltismo intestinal. Posteriormente, Maximino Martínez consigna su uso para: la angiocolitís, aperitivo, carminativo, cólicos hepáticos, dispepsia, emético, eupéptico, gastroenteritis, ictericia, depresión, analgésico y favorece el peristaltismo intestinal. Luis Cabrera, la describe para: la angiocolitis, catártico, colecistitis, gastroenteritis e ictericia. Finalmente, la Sociedad Farmacéutica de México la indica como: anticatarral, colagogo, cólicos biliosos, eupéptico, para gastroenteritis, heridas, nausea, y nefrotóxico.

Curiosidades

El simonillo es una planta mexicana muy efectiva. Las personas que la han tomado alguna vez en su vida, jamás dejan de hacerlo porque se sienten bien.

Algunas personas han tomado el té por muchos años y refieren que sin él ya no pueden vivir, no porque sea adictivo sino porque se sienten muy bien. Al principio, cuando se toma se siente el amargor muy intenso y después es como un tónico.

Otros usos

El simonillo tienen acción fisiológica general energética, obrando, según parece, especialmente sobre la sangre, si se inyecta a ciertas dosis

Fórmula Magistral del día

FUNCIONA PARA TRATAR NERVIOSISMO, CORAJES Y ADICCIONES

PLANTAS: TÉ KILIWA, SIMONILLO, ALFALFA BASTARDA RAÍZ, ENGORDA CABRA, NOGAL DE CASTILLA Y  CHUCHUPAZTLE ( TOMAR COMO AGUA DE USO )

CÁPSULAS: TAURINA, LESITINA DE SOYA, AGAR AGAR CON TIROSINA Y ASPARTATO CON COMPLEJO B

Podcast

#Frasedeldía

Mujer frente al ocaso con los brazos abiertos. frase:
"La felicidad no es una recompensa, es una consecuencia. El sufrimiento no es un castigo, es un resultado."
“La felicidad no es una recompensa, es una consecuencia.
El sufrimiento no es un castigo, es un resultado”
Robert Green Ingersoll
Resumen
Fecha
Título de la nota
¿Eres muy corajudo y haces bilis? Toma simonillo
Calificación del autor
51star1star1star1star1star