Nombre científico:

Castela texana

Sinónimos:

Bisbirinda, cuasia, chaparro amargo

Partes utilizadas

Se emplean los tallos

Descripción botánica

Castela texana es un arbusto leñoso, ramoso, espinoso con corteza, grisácea y amarga; hojas alternas ovadas o elípticas; flores solitarias, rojas o moradas y frutos globosos; pertenece a la familia de las Simarubáceas. Florece de agosto a septiembre y fructifica de septiembre a octubre. Se distribuye desde Texas, en Estados Unidos, hasta Oaxaca en México y en el norte de Sudamérica. En México se encuentra en los estados de Chihuahua, Coahuila, Durango, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, San Luis Potosí y Tamaulipas. En Sudamérica se le ha encontrado al norte de Colombia y en zonas adyacentes de Venezuela.

Composición química:

En la corteza se han identificado flavonoides, metil-galato y compuestos cuasinoides: chaparramarina, castelanina, glaucarubona y el glucósido cuasinoide castelaneno-11-o-β-d-glucopiranosido.

Usos terapéuticos de la Bisbirinda

Ha sido utilizada en México desde hace muchos años para tratar la disentería de tipo amibiano. Se utiliza para la falta de apetito, fiebre, amibiasis y como descongestionante, mostrando diversas propiedades como antiinflamatorio, antioxidante y anticancerígeno. Otras actividades biológicas se reportan como biocidas en contra de una amplia gama de microorganismos como bacterias, hongos, virus y protozoarios

Una de las enfermedades a las que estamos más propensos es a las infecciones estomacales. Sólo se requiere la ingesta de una gota de agua o de un alimento infectado para que terminemos con una infección intestinal. Entre más pronto tratemos la infección será más fácil evitar que esta crezca y se desarrolle en nuestro cuerpo.

Las infecciones más comunes pueden ser causadas por bacterias, protozoarios o lombrices. Se usa para mejorar problemas de infecciones estomacales o intestinales. Auxilia contra los síntomas de diarrea, dolor de estómago, indigestión, náuseas, vómitos, etc.

La bisbirinda no produce los molestos efectos comunes que los tratamientos sintéticos pueden ocasionar.

También es útil contra la leucemia, la psoriasis y el eczema.

Amibas, diarrea, fiebre, tónico hepático, tónico estomáquico, alcoholismo, disentería, amibas en la boca, colitis.

Dosis

En la actualidad, se recomienda preparar un cocimiento a razón de 30g por litro de agua hecha con tallos contra la diarrea, disentería y amibiasis, al igual que como astringente. Para tratar las amibas se ponen a hervir en un 1/4 de litro de agua unos trozos de tallo y se toma una taza de té en ayunas, durante 9 mañanas. También se encuentra en cápsulas en establecimientos comerciales.

Usos etnomedicinales

La bisbirinda era utilizada anteriormente para disminuir las fiebres en Centro América, esto por sus cualidades como febrífugo y hepático. Se ha usado por diversas comunidades indígenas para tratar problemas de disentería desde hace varios siglos y su uso sigue siendo actual. También es utilizado a manera de enemas para combatir los parásitos intestinales.

Es un excelente tónico digestivo que estimula y contribuye en los procesos de la vesícula biliar, por lo cual es recomendado para casos de indigestión ocasionados por intolerancia a la grasa o insuficiencias del hígado.

Su acción terapéutica está bien establecida, según Máximo Martínez: “ejerce una notable acción contra la disentería amebiana y sobretodo, en casos crónicos, las amibas se inmovilizan y mueren poco después”.

Contraindicaciones de la Bisbirinda

Se puede usar por tiempo prolongado sin producir efectos secundarios nocivos, ni irritaciones gástricas o intestinales.

No debe de consumirse por más de 20 días ya que algunos principios activos pueden acumularse en el hígado.

No administrar durante el embarazo o lactancia, ni a niños menores de 3 años, no ingerir dosis elevadas o concentradas.

Consejos:

Contra las amibas y trastornos gastrointestinales: bébase como te dos tazas diarias, una en ayunas y la otra al anochecer máximo por siete días. Para mejor efecto se acompaña con un diente de ajo en cada toma, el cocimiento tibio se puede aplicar como lavativa.

Para quitar el acné: se aplica unas gotitas de la tintura de bisbirinda, o del te tibio, sobre las partes afectadas.

Contra el alcoholismo: cuando la persona tiene la necesidad de beber, se recomienda que se ingiera media taza de té caliente de esta planta.

Contra problemas biliares: tomar el cocimiento por varios días en ayunas.

Contra la caspa y seborrea: después de haberse lavado el cabello con champú, se hace un enjuague con el agua del cocimiento de la bisbirinda, aplicándose sobre el pelo y dándose un buen masaje sobre la cabeza.

Contra las cataratas y conjuntivitis: tomar el té de la bisbirinda, o una cápsula de la tintura diariamente, ayuda a controlar ese tipo de problemas.

Previene el sida y protege al sistema inmunológico. Por ser un purificador de la sangre, las personas que tienen este mal deben tomar dos o tres tazas del té de bisbirinda diariamente.

Historia

En 1847, cuando las tropas norteamericanas al mando del general Zacarías Taylor habían invadido el territorio nacional atravesando Texas e internándose en el actual estado de Tamaulipas, algunos médicos militares de dicho ejército se percataron de que ciertos indígenas empleaban el cocimiento del chaparro amargo para tratar fiebres, afecciones de la piel, diarreas y en particular disenterías.

Estudios médicos y farmacológicos realizados en México entre 1910 y 1920, encontraron en esta planta tres glucósidos: castellana, castelagemina y castelamarina, los cuales demostraron tener una acción efectiva como potente antidiarreico. (López, 1928).

La acción terapéutica de Castela texana está bien establecida, según Maximino Martínez “ejerce una notable acción contra la disentería amibiana y, sobre todo, en casos crónicos, las amibas se inmovilizan y mueren poco después. Es 25 veces menos tóxica que la emetina (según M. Gretchen Sprecher, de la Universidad de Nebraska) y se utiliza en el tratamiento contra las amibas.

Curiosidades

Debido a que su sabor es sumamente amargo, las gotas de la tintura hechas con la planta, se pueden introducir en cápsulas vacías para que de esta manera puedan ingerirse.

Otros usos de la bisbirinda

Tiene en sus tallos una composición química de metabolitos secundarios, con propiedades insecticidas al provocar la muerte de larvas Lema trilineata, organismo reportado como plaga del cultivo de tomate de cáscara.

Escucha nuestro podcast

#FrasedelDía

“Las enfermedades del alma son más peligrosas y más numerosas que las del cuerpo.” Cicerón.