¿Qué es el Acido Linoleico ?

Al igual que el ácido linoleico (omega 6), es un componente fundamental para el correcto funcionamiento de las distintas membranas celulares que están repartidas por el cuerpo humano. Este nutriente es un ácido graso poliinsaturado esencial, es decir, el cuerpo no lo puede producir, así que es necesario conseguirlo a través de los alimentos que componen la dieta.

¿Para que sirve ?

A partir del ácido alfa-linolénico el organismo produce otros ácidos grasos importantes como el EPA y el DHA (característicos del pescado azul), y también permite que nuestro cuerpo genere algunas sustancias que intervienen en la regulación de la presión arterial, la respuesta inflamatoria y la coagulación sanguínea.

Además, está ampliamente demostrado que el ácido alfa-linolénico reduce el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares debido a que contribuye a reducir los niveles del colesterol, tiene actividad antitrombótica y vasodilatadora, y ayuda a regular la presión arterial.

También está probado el efecto antiinflamatorio de este ácido graso, y se sabe que interviene en la prevención de la diabetes y de ciertos tipos de cáncer.

El AAL tiene efectos biológicos importantes y ayuda a prevenir y manejar enfermedades crónicas como: enfermedades del corazón, embolias, diabetes tipo 2, enfermedades del riñón y ciertos tipos de cáncer.

La ingesta adecuada de estos ácidos grasos promueve la disminución de la concentración sanguínea de triglicéridos, disminución en la presión arterial y decremento en la agregación plaquetaria.

La ingesta adecuada de estos ácidos grasos promueve la disminución de la concentración sanguínea de triglicéridos, disminución en la presión arterial y decremento en la agregación plaquetaria.

Entre las principales propiedades activas y efectos de AL se han podido comprobar los siguientes:

Inhibición del crecimiento de tumores malignos

Mejor funcionamiento del sistema inmunológico

Aumento de la sensibilidad a la insulina en el tejido periférico

Efecto anticatabólico en lo que respecta a la musculatura

Reducción del almacenamiento de grasas

Aumento de la masa corporal en relación con la grasa corporal

Síntomas del déficit de ácido alfa-linoleico 

Una deficiencia de ácido alfa-linolénico produce piel seca y escamosa, retraso del crecimiento en bebés y niños, mayor susceptibilidad a infecciones y mala cicatrización de heridas. También se presentan problemas visuales (como visión borrosa) y trastornos neurosensoriales (como entumecimiento, dolor en las piernas y dificultad).

Por otro lado, algunos estudios realizados en animales han relacionado el déficit de este tipo de ácido graso esencial con un mayor riesgo de deterioro cognitivo como problemas de aprendizaje y fallos de la memoria.

Contraindicaciones

No se recomienda tomar a personas con hipersensibilidad a alguno de sus componentes. Las mujeres embarazadas o en período de lactancia, así como las personas bajo control médico continuado, deberían consultar a su médico antes de usarlo

Consejos:

Una dieta rica en ácido linoleico disminuye la conversión de AAL hasta en un 40%. Un consumo maternal alto de ácido linoleico disminuye los niveles de AEP y ADH en el plasma umbilical, lo cual sugiere una conversión reducida de AAL y disponibilidad de ácidos grasos omega-3 para el feto en desarrollo. La grasa saturada, el ácido oleico, los ácidos grasos trans, y el colesterol dietético interfiere con la desaturación y elongación del AAL. Mayores consumos de AEP y ADH, e incluso del mismo AAL, puede disminuir la tasa de conversión.

Vitamina A

¿Qué es?

Es una vitamina liposoluble, esto quiere decir que se disuelve en los tejidos grasos y no en el agua. De este modo, es más difícil de eliminar que las hidrosolubles (las que se disuelven en agua). Cuando se produce una rápida pérdida de peso, la vitamina A se libera rápidamente. También se conoce como retinol (retinal y ácido retinoico) porque genera pigmentos que ayudan al funcionamiento de la retina.

El beta-caroteno, al igual que todos los carotenoides, es un precursor de la vitamina A y posee propiedades antioxidantes que ralentizan el envejecimiento celular.

La vitamina A se sintetiza en el cuerpo humano a partir de las provitaminas, y por tanto su cantidad dependerá de la cantidad de retinol en el cuerpo.

Se almacena en el hígado y en los pulmones, riñones y grasa corporal.

¿Cómo actua la vitamina A?

Se almacena en el hígado en grandes cantidades y también en el tejido graso de la piel (palmas de las manos y pies principalmente), por lo que podemos subsistir largos períodos sin su consumo.

Es una sustancia antioxidante, ya que elimina radicales libres y protege al ADN de su acción mutágena, contribuyendo, por tanto, a frenar el envejecimiento celular. La función principal de la vitamina A es intervenir en la formación y mantenimiento de la piel, membranas mucosas, dientes y huesos.

También participa en la elaboración de enzimas en el hígado y de hormonas sexuales y suprarrenales. Uno de los primeros síntomas de insuficiencia es la ceguera nocturna (dificultad para adaptarse a la oscuridad). Otros síntomas son excesiva sequedad en la piel; falta de secreción de la membrana mucosa y sequedad en los ojos debido al mal funcionamiento del lagrimal. En cambio, el exceso de esta vitamina produce interferencia en el crecimiento, trastornos como alteraciones óseas, detenimiento de la menstruación y además, puede perjudicar los glóbulos rojos de la sangre.

Usos terapéuticos de la vitamina A

Sistema óseo: es necesaria para el crecimiento y desarrollo de huesos.

Desarrollo celular: esencial para el crecimiento, mantenimiento y reparación de las células de las mucosas, epitelios, piel, visión, uñas, cabello y esmalte de dientes.

Sistema inmune: contribuye en la prevención de enfermedades infecciosas, especialmente del aparato respiratorio creando barreras protectoras contra diferentes microorganismos. Estimula las funciones inmunes, entre ellas la respuesta de los anticuerpos y la actividad de varias células producidas por la medula ósea que interviene en la defensa del organismo como fagocitos y linfocitos. Por ello promueve la reparación de tejidos infectados y aumenta la resistencia a la infección.

Sistema reproductivo: contribuye en la función normal de reproducción, contribuyendo a la producción de esperma como así también al ciclo normal reproductivo femenino. Debido a su rol vital en el desarrollo celular, la vitamina A ayuda a que los cambios que se producen en las células y tejidos durante el desarrollo del feto se desarrollen normalmente.

Visión: es fundamental para la visión, ya que el Retinol contribuye a mejorar la visión nocturna, previniendo de ciertas alteraciones visuales como cataratas, glaucoma, perdida de visión, ceguera crepuscular ,también ayuda a combatir infecciones bacterianas como conjuntivitis.

Antioxidante: previene el envejecimiento celular y la aparición de cáncer, ya que al ser un antioxidante natural elimina los radicales libres y protege al ADN de su acción mutagénica

Otros usos de la Vitamina A, son: Cansancio general y pérdida de apetito, pérdida de peso, alteración de la audición, gusto y olfato, alteraciones reproductivas, diarreas, pérdida de vitamina C y cálculos renales.

Contraindicaciones:

El consumo excesivo de la vitamina A preformada puede ser altamente tóxico y es especialmente contraindicado antes de y durante el embarazo debido a que puede resultar en defectos de nacimiento severos. El nivel máximo de ingesta tolerable (NM) para la vitamina A en adultos está establecida en 3,000 μg de EAR/día. El NM no se aplica a la vitamina A derivada de los carotenoides

Una toxicidad grave de vitamina A (hipervitaminosis) causada por vitamina A preformada (retinol), que es absorbida con rapidez, pero eliminada con lentitud por el organismo, es relativamente rara. Los síntomas incluyen náuseas, dolores de cabeza, fatiga, pérdida de apetito, mareos, piel seca e inflamación del cerebro (edema cerebral).

Una toxicidad crónica proviene de la ingestión de grandes cantidades de vitamina A preformada durante meses o años. Una ingesta de más de 25.000 UI/día durante más de 6 años o de más de 100.000 UI/día durante más de 6 meses se considera tóxica, pero existe una elevada variabilidad interindividual (35). Los casos graves de hipervitaminosis A puede resultar en daños hepáticos, hemorragias y coma.

Existen pruebas de que algunos grupos poblacionales son más susceptibles a la toxicidad con dosis menores, como las personas mayores o los consumidores de alcohol crónicos.

Consejos

La ingestión diaria recomendada de vitamina A para adultos es de 4.000 UI diarias, y para niños entre 1.000 (de 1 a 3 años) y 2.000 (hasta los 12)

Escucha nuestro podcast

#FrasedelDía

Foto en blanco y negro de Oprah: frase: "Convierte tus heridas en sabiduría"
Oprah Winfrey Plantas medicinales
“Convierte tus heridas en sabiduría”
Oprah Winfrey