Nombre Científico:

Aloe vera

Sinónimos:

Posacmetl (náhuatl):”maguey morado”. Aloe, sávila, zabila; Estado de México: huaja (otomí). posacmetl (náhuatl); Oaxaca: zats; Quintana Roo: hunpets’k’inki, petk’inki (maya); Puebla: kachrojnani (popoloca).v

Partes utilizadas

Se emplean las flores.

Descripción botánica:

La flor de aloe vera aparece en el centro de la planta y tiene forma de racimo. Su composición se asemeja a la unión de varias cápsulas, que se van abriendo conforme pasa el tiempo. El color corriente que presenta es el amarillo o el rojo, aunque también hay casos en los que presenta una tonalidad rosácea. En cuanto al sabor suele ser dulce, con connotaciones de vainilla y de miel.

Hay que saber que la flor de aloe vera representa la madurez de la planta. Cuando aparece la flor completamente desarrollada (puede alcanzar 70 centímetros de altura), la planta ya tiene todas sus propiedades y es posible aprovecharlas como el usuario considere.

Como nota distintiva, también es preciso señalar que la flor de aloe vera no siempre aparece en la planta. Aquellas que están siempre en interior con poca exposición solar, pueden crecer sin necesidad de desarrollar la flor, en cuyos casos identificaríamos su madurez a los 3 años aproximadamente.

Composición química

Derivados antracénicos –antranónicos, antranólicos, y antraquinónicos- (0.05-0.5%): son los principios activos de mayor importancia y son antraquinonas libres (1%), como el aloe-emodol, y antraquinonas glucosídicas (10-30%), porción que aumenta en verano. El componente principal es la aloína (5-25%), también denominada barbaloína o glucósido de aloemodinantrona y aloinósidos A y B.

Son los principales responsables de su efecto laxante. Es curioso observar que las mezclas de varias antraquinonas son más efectivas que la administración de una de ellas aisladamente. Otros compuestos son la alocemodina, aloemodina (0.05-0.5%), crisofanol, barbaloresinatanol y acido cinámico.

Resinas (10-20%), sustancias con actividad hormona, aceite esencial y principios amargos.

Usos terapéuticos de la Flor de Alor Vera

Conocida y empleada desde el origen de los tiempos, el Aloe Vera ha demostrado poseer importantes propiedades curativas, además de tratarse de un efectivo e increíble producto de cosmética; pocas especies vegetales conocidas proporcionan tal cantidad de beneficios para la salud de nuestro organismo.

Durante siglos, el hombre ha estado utilizando el aloe como planta curativa, gracias a su demostrada eficacia en el tratamiento de las quemaduras, picaduras de insectos o la cura de heridas e irritaciones dermatológicas.

El uso más popular del Aloe Vera es para el tratamiento de acné. Esta planta milenaria permite regenerar los tejidos desde el interior hacia el exterior, absorbiendo el exceso de grasa ocasionado por la obstrucción de los poros de la piel.

Contiene propiedades astringentes y bacterianas que se encargan de eliminar el exceso de grasa previniendo además futuros brotes de acné.

Se recomienda hacer uso del Aloe Vera tanto de forma interna como externa para que la curación del acné sea más profunda.

El contenido de aloína de la planta de Aloe Vera es el que permite reducir el colesterol. Esta sustancia es un alto antioxidante y un potente eliminador de toxinas.

El consumo de jugo de Aloe Vera facilitará la eliminación del colesterol y lo emulsionará.

Ante una torcedura o esguince el Aloe Vera es un gran aliado, ya que debido a su contenido en enzimas posee un fuerte efecto sedante y permite penetrar de forma rápida y profunda a las zona afectada.

No muchas personas lo saben, pero es excelente cuando lo que se busca es un antihistamínico natural, ya que puede dilatar los bronquios.

Usualmente se relaciona la utilización de la flor en el cuerpo, con los tratamientos para la piel, así que vale la pena resaltar al respecto que son muchas las ventajas de su utilización en la cosmética. Incluso son varios los productos comerciales que aprovechan unidades para potenciar sus efectos en el cuerpo.

Beneficios gastrointestinales como la principal cualidad, dado que, igual que sucede con el aloe vera y la mayoría de sus componentes, la flor de la sábila también ayuda a un proceso digestivo óptimo. Obviamente también sirve para prevenir problemas relacionados, como una mala digestión, estreñimiento, dolores intestinales, etc. Además, la flor de aloe vera comparte también con el resto de la planta sus propiedades inmunológicas, constituyendo por ello un excelente aliado para reforzar nuestras defensas.

Dosis:

Uso Externo: Al 2% – 5% para la preparación de geles, leches o cremas a partir de las hojas En forma de extracto glicólico o glicerolado (5-10%) en emulsiones O /A, geles y jabones.

Polvo: 10-60 mg/día (digestivo, colagogo) y 50-100 mg/día (laxante).

Extracto Seco (5: 1): Se administran 10-20 mg/día.

Contraindicaciones:

La gran mayoría de las personas (más aún, podría decirse que todas las personas) somos alérgicas a algo, desde el aroma de una simple flor o su polen, hasta los antibióticos y analgésicos; por lo tanto, no puede asombramos que haya personas que sean alérgicas al aloe.

En la práctica, los síntomas de esta alergia se presentan como inflamaciones, comezón y enrojecimiento de la piel, en los casos de aplicaciones externas, y vómitos, diarreas y mareos después de una administración oral. la prueba para el uso externo consiste en aplicar un poco de jugo sobre una zona delicada, como las axilas o las ingles, y esperar la reacción; para la vía oral, comenzar por dosis bajas, e ir aumentándolas progresivamente, manteniéndose atento a las reacciones adversas.

Usos etnomedicinales de la flor de aloe vera

Un uso complementario de la flor de aloe vera es el de servir de ingrediente principal para la elaboración de la miel. Gracias a su dulce sabor, es uno de los mejores ingredientes que podemos aprovechar para elaborar este alimento, tan útil de forma general para la salud de las personas.

En Puebla, es común su uso en problemas de la piel como disipela (hinchazón o roncha que se produce por el calor), erisipela (se observa color rojizo en algunas partes del cuerpo, hay fiebre, escalofrío y dolor de cabeza) y moretones, los que son tratados con la hoja aplicada como cataplasma y de esta misma forma se utiliza como cicatrizante.

En Michoacán se emplea en quemaduras producidas por el sol, en granos y paño (manchas oscuras en la cara, que aparecen en las mujeres que no se cuidan durante el embarazo o por estar mucho tiempo asoleándose). Para quitarlo, con una tablita se trituran las hojas, en el tiempo de verano y otras en invierno y junto con canela, pimientos, clavos, miel, y chile pasilla, se hierve y se toma tres veces al día. Además se utiliza en jiotes, barros, caspa y para el cuidado del cabello.

Para la diabetes se administra por vía oral en ayunas, acompañada de nopal cuestapa (Opuntia streptacantha).

En Guerrero la savia se emplea de forma externa para dolores abdominales del postparto, y para quitar el pecho a los niños se aplica en los pezones 

En Quintana Roo se ocupa en enfermedades respiratorias como tos ferina, tos, resfrío, anginas, bronquitis, catarro crónico y acecido (cuando se presenta una respiración dificultosa y en el pecho del enfermo se escucha un silbido).

En Morelos su aplicación es básicamente en procesos inflamatorios e hinchazones. Se abre la hoja, se le saca la “carnita”, se hierve y se toma como té, o bien se usa una hoja abierta por la mitad aplicada como cataplasma 1 ó 2 veces al día (según sea la hinchazón), o se da un baño con el cocimiento de la hoja junto con otras plantas

Para la inflamación del vientre o la bilis, se hierve el corazón o la pulpa de la hoja y se toma en ayunas durante 2 ó 3 días, según se sienta el enfermo.

Si hay inflamación de las anginas, las hojas asadas se ponen en la parte anterior del cuello tres veces al día. Cuando los pies están inflamados la “carnita” se pone en la planta de éstos, las veces que sea necesario.

Inclusive se ocupa cuando hay inflamación del estómago, hígado, intestino o vagina, en estos casos se pela una hoja de la planta, se hierve y se aplica, este remedio sirve también para sanar las llagas.

Por otro lado, para curar la tos se toma 3 veces al día la cocción de las flores, endulzada con miel. Además, en la noche se corta a lo largo una hoja de sábila y se asa en la lumbre, se retira del fuego, agregando unas gotitas de alcohol, se coloca en el cuello atado con un trapo y cuando está fría, se retira.

Cuando se tiene dolor de pulmón, se asa la hoja abierta por la mitad y cuando esté tibia se pone en la espalda para que salga el calor; solamente un rato pues como jala el calor pronto se seca. Esto se hace por la noche, durante 3 noches. Si se padece tosferina, se dan baños de pies y asiento y se ponen compresas calientes en el pecho, con la cocción de las flores.

Sin embargo, contra malestares estomacales se hierve la raíz y se bebe como té; para el dolor de estómago se toma en ayunas la cocción de la “cemita”, el jugo de limón y sal. Para aliviar las úlceras estomacales, se bebe la savia hervida en agua.

Para las reumas se ingiere la cocción de las hojas y la savia. En granos pasmados, la savia se aplica en gotas. Contra las ansias se ingiere la infusión de las hojas. Y para evitar la caída del cabello se aplica la hoja de manera local; además en barros y espinillas se coloca un pedazo de la hoja fresca en el lugar afectado.

Se le emplea para dolores en general, como dolor de muelas, cabeza, muscular y dolor de riñón.

Otros usos medicinales que se reportan son: para el hígado. vesícula, apéndice, artritis, golpes, torceduras, llagas internas, inflamación del estómago, paperas, enfriamientos, hemorroides. Contra Ascaris lumbricoides, amibas y cólicos.

Se le atribuyen propiedades laxantes, diuréticas y cicatrizantes.

Te dejamos el enlace de nuestro podcast !!!!!!!!

figure>

#FraseDelDia

” La Salud es la mayor posesión, la alegría es el mayor tesoro, la confianza el mejor amigo” / Lao Tsé