¿Qué es la gelatina natural?

La gelatina contiene colágeno, que es uno de los materiales que forman el cartílago y los huesos. Es parte del gran grupo de los hidrocoloides.

Los hidrocoloides son sustancias que se producen de sustancias proteínicas vegetales o animales o azúcares múltiples. Tienen la capacidad de hincharse y ligar el agua. Los hidrocoloides se utilizan para espesar, gelificar y estabilizar los alimentos.

Aunque no todos los hidrocoloides reúnen todas estas propiedades, la gelatina si las tiene.

Los aminoácidos glicina y prolina tienen una función muy importante para la construcción de las estructuras conjuntivas en el cuerpo humano. Un aprovisionamiento insuficiente de aminoácidos puede mostrarse en dolores de las articulaciones, uñas quebradizas y pelo seco.

En el suministro de glicina y prolina al cuerpo la gelatina natural juega un papel importante. Es distinta de otras proteínas ya que contiene estos aminoácidos en una concentración de 10 hasta 20 veces más alta.

Como elemento adicional, la gelatina tiene la peculiaridad de retener líquidos, evitando que éstos salgan inmediatamente del estómago y brindando sensación de saciedad. Este mismo principio ayuda a neutralizar la producción excesiva de ácidos gástricos, que son “encapsulados” por las moléculas de grenetina, volviéndolos menos dañinos y reduciendo el riesgo de gastritis.

Composición química

La gelatina es una sustancia derivada del colágeno, una sustancia que constituye gran parte del tejido conectivo en los seres vivos. El colágeno es una molécula de naturaleza proteica, es decir que esta formada en base a aminoácidos. Esta formada por 3 cadenas de aminoácidos, también llamados monómeros de tropocolágeno enlazados en forma de hélice. Esto debido a los enlaces de hidrogeno que se encuentran dentro de las cadenas. Debido a la forma de esta molécula, estas fibras se disponen de manera ordenada y unida unas a otras.

Además del alto contenido de proteínas, se compone en su mayoría con algunas cantidades de agua y sales minerales, que aportan al organismo principalmente una gran cantidad de aminoácidos, especialmente glicina, con beneficios importantes: es antiinflamatorio y contribuye a la reparación de tejidos, entre otras propiedades.

Usos terapéuticos de la gelatina natural

Al ser el colágeno su principal componente, la gelatina resulta muy efectiva para mejorar la salud de la piel, el cabello y las uñas, debido a que esta proteína es uno de los elementos constitutivos más importantes de estos tejidos, así como para las articulaciones y los tendones.

Entre otras propiedades de la gelatina, encontramos que también resulta muy efectiva para estimular la construcción muscular, debido a la presencia de los aminoácidos arginina y glicina, así como para estimular el metabolismo y fomentar la quema de grasas. Sumado a que la gelatina en su composición no contiene colesterol, grasas ni azúcar, resulta un alimento muy adecuado para acompañar dietas para bajar de peso.

La gelatina se usa para bajar de peso y para el tratamiento de la osteoartritis, la artritis reumatoide y los huesos frágiles (osteoporosis). Algunas personas también la utilizan para fortalecer las articulaciones y las uñas.

La proteína colágena en forma de gelatina ayuda a la belleza natural de jóvenes y mayores. Se trata de una proteína corporal que proporciona tersura y firmeza a la piel, ligando el agua y aumentando la hidratación de la piel que se vuelve lisa y suave.

Otra de las ventajas de la gelatina es su aporte de aminoácidos, concretamente glicina y prolina, que permiten mejorar la construcción de las estructuras de nuestro organismo, fundamentalmente huesos, cartílagos, tendones y ligamentos.

Lesiones causadas por el deporte, esfuerzos deportivos extremos, trabajo físico duro y una carga incorrecta de la estructura articulada y ósea conducen a cambios de las articulaciones.

Las consecuencias posibles son: dedos entumecidos, sensaciones de frío e hinchazones de las extremidades. Estos cambios, muchas veces, van acompañados de dolores extremos del cuerpo. Sin embargo, estas molestias pueden prevenirse con una alimentación saludable y con una optimización de proteínas, por ejemplo, con la gelatina.

Se emplea en el tratamiento del mal funcionamiento de la pituitaria. Se emplea en el tratamiento de los movimientos espásticos, especialmente en pacientes con esclerosis múltiple.

Se emplea en el tratamiento de la distrofia muscular progresiva.

Es útil el tratamiento de la hipoglucemia porque estimula la liberación del glucagón, que moviliza el glicógeno.

La gelatina es empleada habitualmente en la alimentación de personas con obesidad y diabetes. Debido a que se extrae de huesos animales, la grenetina también proporciona calcio, por lo que se recomienda su consumo a mujeres embarazadas o que están lactando, pues ayuda a prevenir que sus huesos carezcan de este mineral necesario para alimentar a su hijo, sea en el vientre o a través de leche.

Contiene arginina, aminoácido con el cual el organismo elabora creatina, compuesto vital para las células musculares que es capaz de aumentar el peso de un atleta sin añadir grasa.

Produce sensación de saciedad: tiene la peculiaridad de retener líquidos, evitando que éstos salgan inmediatamente del estómago y brindando sensación de saciedad.

Ayuda a tratar trastornos estomacales como gastritis y acidez estomacal, ya que ayuda a neutralizar la producción excesiva de ácidos gástricos, que son “encapsulados” por las moléculas de grenetina, volviéndolos menos dañinos y reduciendo el riesgo de gastritis.

Ayuda a prevenir estreñimiento.

Dosis:

Se aconseja  un consumo de 10 gramos diarios de gelatina en la comida.

Puede ingerir la gelatina también en forma de cápsulas.

Historia:

Cierto es que la grenetina se ha utilizado en alimentos, cosméticos y medicamentos desde la época del antiguo imperio egipcio, pero fue en Francia durante la época napoleónica cuando comenzó su auge en alimentos y medicamentos; más aún, aunque su obtención es relativamente sencilla (la consistencia parecida a un gel que adquiere un caldo o consomé cocinado con huesos se debe a la presencia de este compuesto), fue hasta la primera mitad del siglo XIX que el investigador Peter Copper logró obtenerla en estado puro, y en 1845 consiguió la patente para su uso.

La palabra grenetina es usada solamente en México ya que a nivel mundial se le conoce como gelatina.

El término gelatina viene del latín “Gelata” y se ha venido usando desde 1800 años. Se aplica a la solución que ha sido disuelta en agua y posteriormente se ha solidificado al bajar su temperatura.

El uso documentado más antiguo de la gelatina fue precisado hace 3500 años, en Egipto, donde se encontró la cámara del templo del rey Hatsetup una placa de gelatina. Asimismo, se ha demostrado que algunos murales antiguos de Tebas, fueron pintados con gelatina.

Se inició la producción industrial de la gelatina en el siglo XVII, como consecuencia de las guerras Napoleónicas, pretendiendo compensar la deficiencia de la proteína en la población. Ya en el siglo XIX la gelatina fue usada en la industria fotográfica, lo que motivó un considerable incremento de su producción a nivel mundial.

Actualmente México es el país con mayor consumo de gelatina a nivel mundial, equiparado en cantidad al de toda Europa

1682: El francés Papin informa sobre un proceso de cocinar en el que intentó obtener una masa gelatinosa a partir de huesos.

1700: Está documentado el uso de la palabra gelatina (latín: gelatus = tieso, helado) al menos hasta ese tiempo en el área lingüística europea.

1754: La primera patente en el sector de las colas se otorga en Inglaterra para la elaboración de una cola de carpinteros. El adhesivo natural cola se fabrica, entre otros, en base a la gelatina.

1871: Los importantes descubrimientos del médico inglés Leach Maddox logran el éxito decisivo en la fotografía. El médico desarrolló una placa seca con una capa de gelatina de bromuro de plata cuya sensibilidad se acerca a la de una placa húmeda habitual. Después de realizar más investigaciones, Charles Bennet presenta un procedimiento de placa seca satisfactorio. Gracias a la nueva técnica pueden reducirse sustancialmente, entre otros, los tiempos de exposición en la fotografía.

1875: Este año se considera como el decisivo en la fabricación moderna de la gelatina. Se crean pequeñas empresas que facilitan la producción industrial de la gelatina en mayores cantidades.

1950: La industria de la gelatina intensifica su desarrollo tecnológico y avanza de tal modo que llega hasta el actual excelente estándar en cuanto a producción y calidad de sus productos.

1974: Se funda la asociación europea de fabricantes de gelatina (GME, Gelatine Manufacturers of Europe) que defiende los intereses de los fabricantes de gelatina en Europa occidental.

2001: Un estudio internacional, patrocinado y encargado por la Comisión Europea en el año 1999 ha confirmado de nuevo que las directivas vigentes sobre la materia prima y procedimientos de fabricación garantizan una máxima seguridad al consumidor.

Consejos:

Hasta los 25 años, el cuerpo produce colágeno de manera natural. Después de esta edad, disminuye la producción. Ahí radica la importancia de obtenerla por otros medios; una excelente y deliciosa opción es a través de la gelatina.

Añadir gelatina a las comidas, o consumirla después de estos, puede ayudar a facilitar el proceso de digestión de alimentos como las carnes y los lácteos, al igual que facilitar la desinflamación general, la regulación de las hormonas y para fortalecer el sistema inmunológico.

Dada su fácil digestión y propiedades, las gelatinas son empleadas como uno de los primeros alimentos que se ofrecen en los menús de hospitales a los enfermos convalecientes.

Hoy en día, existe en el mercado una amplia variedad de gelatinas de frutas con diferentes sabores y colores, debido a la adición de saborizantes, colorantes y aromas. Se puede encontrar gelatina de limón, naranja, fresa, frambuesa, kiwi, plátano… Muchas de ellas están enriquecidas en vitaminas A, C y E, sin embargo su contenido no es comparable al que presentan las frutas frescas. A modo de ejemplo, una porción de gelatina de fruta contiene aproximadamente 30 miligramos de vitamina C, mientras que una naranja mediana posee más del triple de esa cantidad.

Además, las gelatinas de fruta contienen azúcar añadido que hace que su contenido calórico sea superior al de las frutas frescas. Una porción de gelatina, elaborada con unos 40 gramos de gelatina en polvo, aporta alrededor de 150 calorías.

Por tanto, la gelatina puede suponer un buen modo de ofrecer a los más pequeños un postre ligero y diferente a los típicos pasteles o tartas ricas en grasas y azúcares, pero no puede considerarse un sustituto de la fruta, ya que además de vitaminas, las frutas frescas poseen fibra y diferentes minerales, que no están presentes en éste producto alimenticio.

Parece improbable que un alimento con una tradición tan larga como la gelatina haya mantenido un papel tan importante en la moderna industria de víveres. Vivimos en tiempos en los que el consumidor se ve enfrentado a alimentos pasados por un tratamiento tecnogenético y que contienen un sinnúmero de aditivos y números E. La gelatina pura colágena de proteína no tiene nada de eso. Ofrece una multitud de ventajas hasta el momento no superadas.

Como consecuencia de la crisis de las vacas locas se ha procedido a una comercialización agresiva de un gran abanico de las llamadas “sucedáneos de gelatina” con base vegetal. A pesar de que, desde hace mucho, los estudios y expertos internacionales han confirmado la seguridad de la gelatina con respecto a la EEB, se mantiene viva la discusión pública sobre los distintos agentes amiláceas y gelificantes en calidad de ”sustancias sucedáneas de la gelatina”.

A diferencia de la gelatina, el alga marina forma un gel frágil y poco elástico. Los geles de pectina no tienen propiedades elásticas y, por ello, no son estables de forma. Los alginatos forman geles claros, elásticos, pero su punto de fundición es mucho más alto que el de la gelatina. Se reduce la liberación de aromas lo que conduce a un perfil de sabores completamente diferente y reducido. Los almidones y almidones modificados pueden conducir a texturas desagradables ya que se requiere una cantidad considerable de ellos.

Muchos de los “sucedáneos de la gelatina” requieren un proceso de producción alimentaria más costoso y, por ello, son más caros y, al mismo tiempo, ofrecen una calidad peor del producto.

Contraindicaciones de la gelatina natural

No se conoce ninguna interacción con hierbas y suplementos

Otros usos:

La capacidad gelificante de la gelatina hace que los mejores cocineros confíen en esta característica para dar forma a sus platos dándoles las formas más llamativas. Puede utilizarse como espesante, sirve para emulsionar y formar espumas, liga geles y agua. Son principalmente estas características las que la convierten en lo que es, un talento versátil.

La gelatina tiene aplicaciones muy diversas, entre ellas:

Gelatina para la Industria alimentaria

La gelatina es una proteína de primera calidad que reúne, como alimento, numerosas propiedades positivas necesarias para una alimentación sana.

Gracias a su singular poder gelificante, es imposible imaginarse la cocina moderna sin la gelatina.

Gelatina para la Industria farmacéutica

La gelatina recubre y protege los medicamentos. Se utiliza en las cápsulas en las que normalmente se presentan los medicamentos.

Gelatina para la Industria fotográfica

Gracias a la gelatina pueden fabricarse las películas para aficionados, papel de color, películas gráficas y películas de rayos X en cantidades industriales.

Gracias a su singular poder gelificante la gelatina actualmente forma parte en la composición de un sinnúmero de productos. Con sus múltiples propiedades ofrece, además, un considerable potencial para crear productos innovadores en todas las áreas de la vida.

BIO, Gelatina

USOS EN COSMÉTICA

• Fortalece e hidrata cabello, piel y uñas.

• Atrasa las líneas de expresión.

USOS EN LA COCINA

Principalmente se usa para elaborar gelatinas, mousses y espesar cremas. Con ella también se elaboran las conocidas gomitas (pedacitos de gelatina dura recubiertos de azúcar), ates y algunos dulces. El poder gelatinizador de la gelatina depende de la densidad del líquido donde se use y desee cuajar. Si para una bolsa de 1 litro de gelatina utiliza medio litro, la gelatina endurecerá demasiado. Si utiliza, por el contrario, mucha agua, digamos una taza o dos más de lo recomendado, la gelatina estará demasiado líquida.