Es un árbol que puede alcanzar hasta 15 m de altura y entre 20 y 35 cm de diámetro. Su madera es rojiza. Las hojas tienen un olor característico cuando son machacadas; son verdes en la cara superior y de un tono más suave en la inferior.

Crece en selvas secas y en regiones semiáridas de México. Se propaga por medio de la semilla. Por las formas en que se recolecta, existen dos tipos de resina: a la que se toma directamente de la corteza del árbol se le llama de «piedra»; y a la que se produce al extraer la savia, mediante incisiones diagonales en troncos o ramas, se le llama de «penca» o «santo»

Estimula o seda los sistemas inmunológico, nervioso y endocrino, este último incluye glándulas que llevan su secreción directamente a la sangre. También tiene propiedades analgésicas y balsámicas, pues alivia las vías respiratorias, las cicatriza y ayuda a la expulsión de flemas. Cura la estrangulación del útero. Alivia los padecimientos causados por el frío o la fractura de huesos.

Para el tratamiento de las enfermedades uterinas y para preparar unguentos. También se aspira el humo contra el dolor de cabeza. La resina y goma de sus tallos se usa, para hacer parches que se aplican a las sienes o a las vértebras cervicales contra el dolor de cabeza y el aire. 

El uso de copal nos conecta con estados meditativos, mejorando nuestra concentración y estimulando nuestra creatividad.También lo utilizan para limpiar las casas o a las personas, como ofrenda, para orar y para pedir salud o bienestar, entre muchos otros propósitos.

 

Aquí te dejamos el PODCAST del día de hoy.

#FraseDelDía

 

“La vida no es un problema para ser resuelto, es un misterio para ser vivido”  -Facundo Cabral