Son unas de las semillas más nutritivas que existen. En algunos lugares también se las conoce como “pepitas” y son de color verde oscuro. Algunas de estas semillas están cubiertas por una cáscara de color amarillo y blanco.

La calabaza alberga en su interior unas semillas que aportan beneficios y propiedades realmente interesantes tanto para nuestra salud en general, como para nuestra propia salud nutricional en particular, gracias a su riqueza en nutrientes esenciales.

El aceite de semillas de calabaza (Cucurbita pepo L.) está altamente valorado por los beneficios que aporta a la salud, entre otros, cuida de la glándula de la próstata y mantiene las vías urinarias sanas.

Para obtener el aceite de la semillas éstas se prensan crudas y el proceso debe ser en frío para que se conserven todas las propiedades medicinales y valores nutricionales de las semillas de calabaza. Fíjate siempre que en la etiqueta se indique que se ha realizado la presión en frío y que no ha sido refinado.

Este aceite tiene un color verde oscuro y un sabor que agradable. Se puede utilizar para aliñar ensaladas y cualquier otro plato. Es recomendable no utilizarlo para freír ni calentarlo a altas temperaturas para que no se altere su composición

Este aceite contiene ácidos grasos beneficiosos, destacando el ácido oléico (omega 9) y el linolénico (Omega 3), vitaminas A, del grupo B (B1, B2, B3 y B6), E, K, antioxidantes como los flavonoides, cucurbitacina, y minerales como el zinc, selenio, hierro, magnesio, potasio, cobre, fibra y un aminoácido esencial muy importante: el triptófano. Estos componentes le confieren al aceite propiedades antiinflamatoria, diurética, descongestionante, expectorante, vermífuga, hipoglucemiantes, antitumoral, emoliente, antiartrítica y hepatoprotectora.

 

Son muy recomendables para las personas con osteoporosis, debido a su contenido de zinc que ayuda a retrasar el deterioro de la densidad mineral ósea.

•Ayudan a las personas con artritis, reduciendo la inflamación.

•Favorecen la salud de la próstata y pueden ayudar con las dificultades para orinar causadas por una próstata agrandada.

•Pueden disminuir el riesgo de padecer cálculos renales.

•Colaboran en el tratamiento para la nefritis y otras condiciones asociadas con el sistema urinario. Esto se debe a su contenido en cucurbitina, un aminoácido esencial que, según algunos estudios, también mejoran el funcionamiento de la vejiga.

•Ayudan a reducir los niveles de colesterol malo, gracias a su contenido de “fitosteroles”.

•Pueden brindar protección contra ciertos tipos de cánceres.

•Funcionan como un potente antidepresivo, ya que contiene L-triptófano que es un compuesto antidepresivo natural.

•Favorecen la producción de las hormonas del sueño (serotonina), ayudando a solucionar problemas de sueño y ansiedad.

•Se utilizan para combatir los parásitos intestinales.

•Son útiles en el tratamiento del síndrome del intestino irritable