Cuando una persona se encuentra confundida, deprimida, agresiva, tiene actitudes ilógicas y aspecto de no controlar sus actos, se suele diagnosticar la existencia de una crisis nerviosa, aunque esta denominación sea tan sólo simbólica. En la mayoría de los casos no existen problemas físicos en el sistema nervioso, sino que se produce una interrupción transitoria en su capacidad para funcionar de forma armónica como una entidad, conformada por cuerpo y mente, ante el medio exterior y en lo referente a las manifestaciones de la conducta.

También se conoce como Crisis nerviosa cuando provoca diversos episodios desagradables para quien lo sufre. En el marco de estos ataques, la persona empieza a sufrir un miedo irracional que aparece de manera súbita y que puede prolongarse durante varias horas.

CAUSAS

Imposibilidad de soportar situaciones traumáticas acompañadas de estrés, como el cuidado de un recién nacido o la soledad de la vida urbana.
Predisposición genética a padecer crisis que afectan de forma grave el proceso de elaboración del pensamiento.
Alteración en los niveles de producción de ciertas sustancias químicas del cerebro en los casos de psicosis maníaco-depresivas.
Estrés, miedo y ansiedad en los casos de neurosis.

De acuerdo con una teoría existente, el “sistema de alarma” normal de un cuerpo, o sea el conjunto de mecanismos mentales y físicos que le permiten a una persona hacer frente a una amenaza, entra en acción sin que sea necesario o sea cuando no hay peligro. Los científicos dedicados a esta clase de estudios no han podido saber exactamente cómo sucede o por qué algunas personas son más susceptibles que otras a este trastorno de la ansiedad, tampoco han podido saber si los ataques de panico se pueden curar en forma definitiva.  Se ha llegado a determinar que el trastorno causado por pánico se extiende en la familia, lo que puede sugerir que es congénito o sea que los genes juegan un papel muy decisivo al determinar quién lo va a heredar. Sin embargo, muchas personas sin antecedentes familiares de los sinomas de esta enfermedad llegan a sufrirlo. Algunas veces los ataques se provocan por una enfermedad física, una seria tensión emocional en la vida o posiblemente por medicamentos que aumentan la actividad de la parte del cerebro responsable de las reacciones de miedo.

NUESTRAS RECOMENDACIONES HERBALES

-Hojas de naranjo:
ideales para los problemas nerviosos si se bebe como infusión con dos hojas por taza de agua hirviendo
-Romero
Modo de preparación: hacer un té con de 1 a 2 cucharaditas de la hierba seca en 1 taza de agua hirviendo, dejar reposar durante 10 minutos y entonces beber. La inhalación de romero puede ser relajante, también. Quemar una ramita, o el uso de incienso de romero para aliviar la ansiedad.

 

-Recuerda que ya puedes escuchar el PODCAST del día de hoy:

#FraseDelDía

“Si un hombre piensa sobre su estado físico o moral, usualmente descubre que esta enfermo”