Tiene propiedades curativas como tónico, antiséptico, febrífugo, astringente, antioxidante, digestivo, antibiótico, anestésico.  La quina es efectiva para tratar afecciones como paludismo y malaria, diarrea, fiebre amarilla, dolores menstruales, dolor de muelas y dientes, dolor de estomago, dolor de cabeza y neuralgias, baja la fiebre, calambres y trastornos musculares, bronquitis, espasmos gastrointestinales, mejora la digestión, favorece la secreción gástrica, anemia, raquitismo.

 Además es muy buena esta hierba para lavar las heridas y ulceras, fortalece el sistema inmunológico, insuficiencia cardiaca leve, arritmia, ayuda a abrir el apetito, gripe, gota, para la caída del cabello, la caspa y la seborrea.

La quina es muy utilizada por los nativos de América para aliviar dolores de muela o de estómago, curar síndromes febriles y gripales. Fundamentalmente, se cortaba una porción de cáscara y se masticaba para quitar el dolor de los dientes. Así funciona como un anestésico. Otro procedimiento era colocar trozos de corteza de quina en un jarro con agua por un tiempo, lo que producía una solución eficaz para quitar dolores de estómago o procesos febriles como el paludismo. Los españoles la llevaron a España y descubrieron otros usos más, como antitérmico, antiarrítmico, antifibrilante y especialmente su extracto amargo como un estimulante para el apetito

Te dejamos elenlace de nuestro podcast para que puedas escucharlo después :

 

 

#BellezaTotalNutricionPerfecta