La vitamina E se encuentra en muchos alimentos, principalmente de origen vegetal, y sobre todo en los de hoja verde (el brócoli, las espinacas) y las semillas, entre ellos la soya, el germen de trigo y la levadura de cerveza. También puede encontrarse en alimentos de origen animal, como la yema de huevo. Habitualmente, se suele considerar que los aceites vegetales y algunas dietas que emplean desayunos de cereales aportan una gran cantidad de vitamina E al cuerpo.

Algunos de los alimentos considerados fuentes de vitamina E son:

  • Aceite de girasol (50–62 mg/100 g)
  • Aceite de nueces (39 mg/100 g)
  • Aceite de sésamo (28 mg/100 g)
  • Avellanas (24.98 mg/ 100 g)
  • Aceite de soja (17–25 mg/100 g)
  • Nueces (25 mg/100 g)
  • Almendras (25 mg/100 g)

 

Escucha nuestro PODCAST aquí: