El vitíligo es una enfermedad de la piel que causa manchas blancas en distintas partes del cuerpo. Esta enfermedad ocurre cuando se destruyen los melanocitos, que son las células que producen el color o el pigmento de la piel. El vitíligo también puede afectar los ojos y las membranas mucosas (tales como el tejido dentro de la nariz y la boca).

Es una enfermedad cutánea en la cual hay una pérdida del color (pigmento) café de áreas de piel, ocasionando parches blancos e irregulares que se sienten como piel normal.

Las Hojas de Albahaca: Puedes aprovecharlas como tópico. Luego de volcar en la hoja un poco de jugo de limón la aplicas sobre las zonas con manchas blancas. Hazlo todos los días durante varios meses y podrás ir viendo sus resultados asombrosos.

Sábila: Puedes aplicar el gel de las hojas sobre las zonas despigmentadas de la piel tres veces en el día. Con un tratamiento continuo durante tres meses podrás comprobar sus óptimos resultados.

Aplicar aceite de germen de trigo con algodón sólo las manchas. Asolear el área por espacio de 5 minutos. No lavarse después. Repetir esta operación todos los días.

Crisantelo: Se trata de una planta con potentes propiedades antiinflamatorias y antioxidantes. Además ayuda a regular y mejorar el sistema inmunológico, previniendo la destrucción de los melanocitos. Puedes utilizarlo de forma tópica, aplicándolo directamente sobre las lesiones o ingerido en forma de cápsulas.

Ajngibre: Esta raíz se ha popularizado por sus múltiples aplicaciones medicinales que también podrían sernos muy útiles en el tratamiento del vitíligo, por su acción para mejorar el flujo sanguíneo.

Arcilla roja

Este ingrediente contiene cobre, que puede ayudar a restaurar la pigmentación de la piel. Además, sus propiedades mejoran el flujo sanguíneo y contribuyen a una apariencia más saludable de la piel.

Escucha nuestro podcast

“Tienes derecho a triunfar, pero no debe ser a costa de otros”
Madre Maria Teresa de Calcuta