Agua manantial

Las aguas de manantial son un magnífico tratamiento natural
contra el dolor de las articulaciones y la hinchazón.
Previene la formación de cálculos renales, al contener el
magnesio y calcio en las cantidades adecuadas, ayuda a disminuir
la concentración de oxalato de calcio, que es lo que provoca la
formación de las dolorosas piedras.


Esta agua está especialmente indicada durante el embarazo
por las siguientes razones: es esencial para mantener el cuerpo
hidratado, algo imprescindible para dar a luz un bebé saludable,
destruye gérmenes que son una fuente de diversas infecciones virales
y bacterianas, maximiza la capacidad del cuerpo para trabajar de
manera eficiente y previene la deficiencia de nutrientes.


Sirve como agente de desintoxicación. Tomar agua de manantial
ayuda a contrarrestar efectos negativos en el cuerpo al eliminar las
toxinas del organismo, proteger y restaurar el sistema inmunológico,
además de brindar un pH balanceado.


Cuenta con un nivel de pureza insuperable. El agua de manantial,
antes de surgir a la superficie terrestre, ha viajado por kilómetros a
través de rocas, sedimentos y suelos que sirven como filtros naturales
para remover todo tipo de contaminantes. Este proceso, permite que
el nivel de pureza sea inigualable.


El agua de manantial es potable por su naturaleza y también es
microbiológicamente sana, pues se encuentra aislada de riesgos de
polución.

Aquí te dejamos el PODCAST del día de hoy: