Fenilalanina con Bechú

La fenilalanina es un aminoácido (abreviado frecuentemente como Phe o F). Se encuentra en las proteínas como L-fenilalanina (LFA), siendo uno de los 10 aminoácidos esenciales para el ser humano. La fenilalanina está presente también en muchos psicoactivos.

La fenilalanina se encuentra principalmente en alimentos ricos en proteínas; tanto de origen animal como las carnes rojas, el pescado, huevos y productos lácteos; como de origen vegetal como los espárragos, garbanzos, lentejas, cacahuetes, soja y dulces. Asimismo se encuentra en muchas de las drogas psicotrópicas usadas habitualmente. La fenilalanina, debido a su anillo aromático no es edulcorante por sí mismo, necesita estar unido al ácido aspártico para este cometido.

La fenilalanina es parte de la composición del aspartamo, un edulcorante artificial que se encuentra en alimentos dietéticos y es muy habitual en bebidas refrescantes; no se recomienda el consumo de fenilalanina por embarazadas ni pacientes fenilcetonúricos. Debido a la fenilcetonuria, normalmente los productos que contienen aspartamo llevan una advertencia en el etiquetado sobre la presencia de fenilalanina. Se ha visto que la fenilalanina tiene la habilidad única de bloquear ciertas enzimas, las encefalinasas en el sistema nervioso central, que normalmente se encargan de degradar las hormonas naturales parecidas a la morfina. Estas hormonas se llaman endorfinas y encefalinas y actúan como potentes analgésicos endógenos. La fenilalanina es efectiva como tratamiento para el dolor de espalda baja, dolores menstruales, migrañas, dolores musculares, de artritis reumatoide y de osteoartritis.

El Bechú se usa para tratar enfermedades inflamatorias: pelvis, próstata, riñon, vejiga. También en casos de pielonefritis y en cistitis.

En caso de uretritis, (inflamación de la uretra o “caño de la orina”), ya sea o no de origen venéreo (blenorragia). Regenera la mucosa urinaria y hace desaparecer las molestias.

Virtudes medicinales
• Sistema digestivo: es un aperitivo, estimulante y tónico del sistema digestivo.
• Sistema urinario: produce un efecto netamente diurético y sudorífico, y se recomienda en casos de irritación crónica de las mucosas de la vejiga urinaria, cistitis, prostatitis, uretritis y cálculos urinarios. También es sudorífico, antiespasmódico y antirreumático. Por vía externa, posee ciertas propiedades astringentes, por lo que se ha recomendado en enjuagues en caso de inflamaciones de la boca y, como vulnerario, para lavar heridas de difícil cicatrización.

 

Recuerda que puedes escuchar el PODCAST del día de hoy.