Sistema cardiovascular, Sistema inmune, Sistema visual

Luteina

la luteína se le llama vitamina carotenoide. Está relacionada con el beta-caroteno y la vitamina A. Los alimentos ricos en luteína incluyen el brócoli, la espinaca, el pimiento anaranjado, el kiwi, las uvas, el jugo de naranja, las calabacitas y el zapallo. La absorción de la luteína es mayor cuando se toma con una comida alta en grasas.

Muchas personas consideran a la luteína como la “vitamina de los ojos.” La usan para prevenir enfermedades a los ojos incluyendo la degeneración macular senil (DMS), las cataratas y la retinitis pigmentosa.

Algunas personas también la usan para la prevención del cáncer del colon, el cáncer de mamas, la diabetes de tipo 2 y las enfermedades del corazón.

Muchas multivitaminas contienen luteína. Generalmente proporcionan la cantidad relativamente pequeña de 0,25 mg de luteína por tableta.

Eficaz para:

 

  • Enfermedad ocular denominada degeneración macular relacionada con la edad (DMRE). Los estudios de población sugieren que aquellos que incluyen grandes cantidades de luteína en la dieta presenta menos riesgo de desarrollar DMRE. Sin embargo, la mayor ingesta de luteína no podría reducir el riesgo de DMRE en personas que ya ingieren grandes cantidades de luteína. La ingesta de suplementos de luteína durante hasta 12 meses pueden mejorar algunos síntomas de DMRE, pero no parece mejorar la DMRE en general. Son contradictorios los resultados de la investigación sobre el uso de la luteína junto con otros ingredientes.
  • Cataratas. Ciertos estudios sugieren que la ingesta de grandes cantidades de luteína podría disminuir el riesgo de desarrollar cataratas. Además, la investigación preliminar sugiere que la ingesta de luteína tres veces por semana durante hasta un máximo de dos años puede mejorar la visión en los ancianos con cataratas.
  • Obstrucción arterial (arteriopatía coronaria). La investigación sugiere que la ingesta de grandes cantidades de luteína no disminuye el riesgo de desarrollar obstrucción arterial.
  • Cáncer de mama. Cierta evidencia sugiere que los altos niveles de luteína en la sangre están ligados a un menor riesgo de desarrollar cáncer de mama.
  • Cáncer de cuello de útero. Cierta evidencia sugiere que los bajos niveles de luteína en la dieta no están ligados a un mayor riesgo de desarrollar cáncer de cuello de útero.

Aquí te dejamos el PODCAST del día de hoy.