Enfermedades de la piel, Sistema cardiovascular, Sistema cerebrovascular, Sistema circulatorio, Sistema digestivo, Sistema reproductor, Sistema urinario

Aceite de Calabaza

Son unas de las semillas más nutritivas que existen. En algunos lugares también se las conoce como “pepitas” y son de color verde oscuro. Algunas de estas semillas están cubiertas por una cáscara de color amarillo y blanco.

La calabaza alberga en su interior unas semillas que aportan beneficios y propiedades realmente interesantes tanto para nuestra salud en general, como para nuestra propia salud nutricional en particular, gracias a su riqueza en nutrientes esenciales.

El aceite de semillas de calabaza (Cucurbita pepo L.) está altamente valorado por los beneficios que aporta a la salud, entre otros, cuida de la glándula de la próstata y mantiene las vías urinarias sanas.

Para obtener el aceite de la semillas éstas se prensan crudas y el proceso debe ser en frío para que se conserven todas las propiedades medicinales y valores nutricionales de las semillas de calabaza. Fíjate siempre que en la etiqueta se indique que se ha realizado la presión en frío y que no ha sido refinado.

Este aceite tiene un color verde oscuro y un sabor que agradable. Se puede utilizar para aliñar ensaladas y cualquier otro plato. Es recomendable no utilizarlo para freír ni calentarlo a altas temperaturas para que no se altere su composición

Este aceite contiene ácidos grasos beneficiosos, destacando el ácido oléico (omega 9) y el linolénico (Omega 3), vitaminas A, del grupo B (B1, B2, B3 y B6), E, K, antioxidantes como los flavonoides, cucurbitacina, y minerales como el zinc, selenio, hierro, magnesio, potasio, cobre, fibra y un aminoácido esencial muy importante: el triptófano. Estos componentes le confieren al aceite propiedades antiinflamatoria, diurética, descongestionante, expectorante, vermífuga, hipoglucemiantes, antitumoral, emoliente, antiartrítica y hepatoprotectora.

 

Son muy recomendables para las personas con osteoporosis, debido a su contenido de zinc que ayuda a retrasar el deterioro de la densidad mineral ósea.

•Ayudan a las personas con artritis, reduciendo la inflamación.

•Favorecen la salud de la próstata y pueden ayudar con las dificultades para orinar causadas por una próstata agrandada.

•Pueden disminuir el riesgo de padecer cálculos renales.

•Colaboran en el tratamiento para la nefritis y otras condiciones asociadas con el sistema urinario. Esto se debe a su contenido en cucurbitina, un aminoácido esencial que, según algunos estudios, también mejoran el funcionamiento de la vejiga.

•Ayudan a reducir los niveles de colesterol malo, gracias a su contenido de “fitosteroles”.

•Pueden brindar protección contra ciertos tipos de cánceres.

•Funcionan como un potente antidepresivo, ya que contiene L-triptófano que es un compuesto antidepresivo natural.

•Favorecen la producción de las hormonas del sueño (serotonina), ayudando a solucionar problemas de sueño y ansiedad.

•Se utilizan para combatir los parásitos intestinales.

•Son útiles en el tratamiento del síndrome del intestino irritable