Sistema digestivo, Sistema nervioso

Meteorismo

La flatulencia, flato o meteorismo es el exceso de gases acumulado en el aparato digestivo. En el proceso de la digestión es normal que se produzcan gases (metano, nitrógeno, hidrógeno y dióxido de carbono). Sin embargo, cuando esta acumulación es excesiva lleva a un estado anómalo de hinchazón y, en algunas ocasiones, de dolor abdominal que obliga a tomar ciertas medidas, puesto que esta acumulación de gases responde a alguna causa determinada, como ciertas enfermedades gastro-intestinales, o es fruto de una mala alimentación, un estado emotivo, etc.


Las flatulencias constituyen además de molestia o dolor personal un problema de preocupación por parte de la persona que las sufre puesto que conllevan una serie de consecuencias que, socialmente, se encuentran muy mal vistas: ventosidades, sonidos intestinales, eructos, hipo. Sabemos que, como se dice vulgarmente, ” tirarse un pedo” es normal y propio de todos los mamíferos, ( Se calcula que una persona media expulsa alrededor de 1,2 litros de gas al día). Sin embargo, hacerlo en público y de una manera ruidosa resulta vulgar y de mala educación en la mayoría de las culturas. Además, cuando esta acumulación de gases resulta molesta o dolorosa necesita un tratamiento adecuado.

Manzanilla. La manzanilla es digestiva, antiinflamatoria, hepática, biliar, antiespasmódica y carminativa. Por su condición de protector y reparador de la membrana gástrica, es muy adecuada en todas aquellas afecciones en las que está afectado algún órgano del aparato digestivo. Favorece las digestiones difíciles y ayuda a expulsar los gases del aparato digestivo, de igual manera es interesante en casos de espasmos intestinales. (Infusión de una cucharada de flores secas por taza de agua

Anís: Constituye uno de los mejores carminativos, capaz de forzar la expulsión del exceso de gases acumulado en el intestino. (Infusión durante 10 minutos de media cucharadita de semillas secas por taza de agua. Beber un par de tazas al día tomando tres o cuatro sorbos de tanto en tanto)

Hinojo: Favorece la digestión, contribuye a expulsar las flatulencias y abre el apetito (Infusión de 5 gr. de frutos secos por taza de agua. Beber 2 tazas al día) (En caso de inapetencia o anorexia tomar una taza de la infusión media hora antes de las comidas)

Jengibre: Tradicionalmente el jengibre se ha utilizado para tratar las afecciones intestinales, especialmente en lo que se refiere a problemas digestivos. Parece ser que, al estimular el páncreas, aumenta la producción de encimas que favorecen la digestión y evitan la aparición de una serie de efectos secundarios relacionados con una mala absorción de los mismos. Es su capacidad antibacteriana y su tolerancia los microorganismos necesarios en la flora intestinal (Lactobacillus) la que le permite aumentar la riqueza de esta, eliminando microorganismos perjudiciales, como la Escherichia coli, responsable de la mayor parte de las diarreas, especialmente en los niños, y muchos casos de gastroenteritis.
Al eliminar esta bacteria y otros microorganismos parásitos perjudiciales, consigue evitar la aparición de putrefacciones intestinales responsables de hinchazones abdominales y meteorismo. También hay que mencionar la capacidad de los gingeroles contenidos en esta planta para aumentar el peristaltismo intestinal favoreciendo la expulsión de los excrementos. (Tomar cualquier tratamiento de los mencionados anteriormente) ( Infusión de media cucharadita de raíz seca por taza de agua . Tomar un par de tazas al día)

Escucha nuestro podcast