Judías

Las judías verdes tiene una inceible capacidad antioxidante, no sólo por su contenido en vitamina C y ácidos fenólicos, sino también por su contenido en flavonoides y carotenoides

En cuanto a sus vitaminas, posee vitaminas A, C, K y del grupo B, como la B1, B2, B3, B6, B9 y colina, y minerales como el manganeso, molibdeno, magnesio, hierro, potasio, cobre, calcio y fósforo; además de aportar a la dieta triptófano, ácidos grasos Omega-3 y fibra.

Los beneficios de las judías son los siguientes:

Salud en los huesos: Su alta concentración en vitamina K nos mantiene los huesos del cuerpo fuertes y sanos.

Beneficios en el sistema inmunológico, piel y ojos: Rica en vitaminas A y C que junto al zinc se encargan de mantener en un nivel óptimo nuestro sistema inmunológico, su betacaroteno se encarga además del cuidado de  nuestros ojos y de mantener la piel saludable, previniendo la aparición de acné.

Un plus para tu memoria: La vitamina B1 de su composición nos ayudan a fortalecer y preservar la memoria.

Combate el estreñimiento: Su alto contenido en fibra, que es tan necesaria para una correcta regularización de la función intestinal, combate el estreñimiento y nos ayuda a mantenernos saciados, además de prevenir el cáncer de colon.

Preventivas en multitud de enfermedades: Ciertos nutrientes de su composición previenen y disminuyen el riesgo de padecer derrames cerebrales, ataques cardíacos, arterioesclerosis, cardiopatías diabéticas, además de otras enfermedades como el Alzheimer, el asma, la artritis, las infecciones de oído e incluso los resfriados y las gripes

Arterias saludables: Su alta concentración en potasio y magnesio ayuda a reducir la hipertensión, convirtiéndose de esta manera en unas aliadas para nuestras arterias.

 

Las vainas de las judías presentan tres acciones fundamentales:

Diurética, debido a las sales minerales y a la arginina. Carecen de los efectos indeseables de algunos diuréticos químicos, como la perdida de potasio. Esta propiedad resulta de gran utilidad en caso de edema por insuficiencia cardiaca o renal, y en la retención de líquidos premenstrual. También se usa en caso de gota y de cálculos renales, pues favorece la eliminación de ácido úrico.

Cardiotónica: acción semejante a la digital, aunque mucho más suave. Aumenta la fuerza de las contracciones y el rendimiento del corazón.

Hipoglucemiante: la decocción de vainas de judías se usa para reducir el nivel de glucosa (azúcar) en sangre.

Entre sus funciones principales está la de inhibir la transformación de los hidratos de carbono en grasa.

Combate los efectos deleznables de una dieta rica en grasa que crea toxinas y enferma el cuerpo elevando niveles de colesterol y triglicéridos que congestionan al hígado.

Combate el alto nivel de glucosa en sangre por lo que se sugiere que lo tomen personas que padecen diabetes y sobre peso. Es un té diurético y depurativo, rico en potasio y pobre en sodio por lo que permite eliminar líquidos como la urea, elimina la hipertensión, la gota y los cálculos renales.

Auxilia al sistema digestivo por su alto contenido en fibra. Alivia las vías urinarias, combatiendo padecimientos como cistitis y nefritis.

Contraindicaciones

No utlizar formas de dosificación con contenido alcohólico a niños menores de dos años ni a personas con problemas etílicos.

No dar grandes dosis, ya que puede producir naúseas, vómitos y gastralgias, debido a la existencia de una enzima, que bloquea la degradación del almidón, por ser antagonista de la amilasa, produciendo hipertrofia del páncreas.

Escucha nuestro podcast

#FrasedelDía

“A veces, cuesta mucho más eliminar un sólo defecto que adquirir cien virtudes”
Jean de La Bruyère