Sistema biliar, Sistema cerebrovascular, Sistema circulatorio, Sistema esquelético, Sistema muscular

Glicina con calcio de coral

Glicina

La glicina es un aminoácido no esencial que habitualmente se la conoce con el nombre de gly, y que necesita del cloro y el sodio para su correcta absorción, y de la presencia de serina para su fabricación.

El aminoácido glicina es uno de los llamados aminoácidos no esenciales pues nuestro organismo puede sintetizarla a partir de serina y treonina.

La glicina fue aislada por primera vez en 1820 a partir de gelatina, es incolora y de sabor dulce.

La glicina es un neurotransmisor gracias al cual las neuronas pueden comunicarse entre sí, pero es también un aminoácido a partir del cual se crean proteínas. Sin cambiar de forma y de propiedades, este elemento puede ser utilizado tanto para ayudar a crear y regenerar tejidos o componentes de células como para actuar de puente de comunicación química entre células nerviosas.

La glicina es el aminoácido más simple y es el único que no es ópticamente activo, es decir que no tiene estereoisómeros. El aminoácido glicina es esencial para la biosíntesis de ácidos nucleicos, biliares, fosfatos de creatina y otros aminoácidos.

Interviene en la formación de los ácidos nucleicos, en la producción de sales biliares y en la regulación de las transaminasas hepáticas.

La carencia de Glicina a largo plazo podría conducir a lo largo de los años a que varias rutas metabólicas pudiesen trabajar de una forma deficiente. El principal proceso afectado sería la síntesis del colágeno que gasta más del 90% de la Glicina disponible. Muchas enfermedades consideradas tradicionalmente como degenerativas, tales como artrosis, osteoporosis, debilidad de articulaciones, propensión a lesiones físicas, rotura de huesos, esguinces de tobillos, etc. podrían ser consideradas como enfermedades carenciales, como consecuencia de la falta de Glicina.

Contraindicaciones

No se han reportado efectos reversibles serios por el uso de la glicina, aun en dosis tan altas como 60 g por día. Un participante en el ensayo de 22 personas descrito arriba, desarrollaron malestar estomacal y vómito, pero cesaron cuando la glicina fue descontinuada.

Los individuos con enfermedad renal o hepática no deben consumir glicina sin consultar a su médico. Tomar cualquier suplemento de aminoácido puede causar una interrupción del ácido cítrico o ciclo de Krebs, y causar una acumulación de nitrógeno o amoníaco en el cuerpo, lo que hace que el hígado y los riñones tengan quetrabajar más para eliminar los residuos.

Las personas que toman medicamentos antiespásticos deben consultar con su médico antes de tomar suplementos de glicina, ya que en teoría podría aumentar los efectos de estos medicamentos.

Parece ser segura para la mayoría de la gente cuando se toma por vía oral o aplicado sobre la piel. La mayoría de las personas no experimentan efectos secundarios, aunque ha habido algunos informes de náuseas, vómitos, malestar estomacal, y somnolencia.

Calcio de Coral

El calcio de coral por su origen orgánico (proviene de los arrecifes de coral) trae implícita la hormona fijadora del calcio: la calcitonina. El contenido de los minerales del calcio de coral marino tienen muchas similitudes a los contenidos minerales del cuerpo humano etc.

El origen del calcio de coral data de millones de años, durante los cuales los minerales, nutrientes y elementos que se encontraban en el océano se concentraron en los arrecifes de coral, representando uno de los ecosistemas más ricos, productivos y complejos en la naturaleza debido a su gran ionización.

El calcio de coral actúa como un excelente antioxidante al favorecer la liberación de los radicales óxidos o basura metabólica, con lo cual retarda el envejecimiento. Repone la cantidad de calcio circulante en procesos que la destruyen y ayuda a la calcificación del sistema óseo, evitando la osteoporosis.

El calcio de coral ayuda a crear un balance en las estructuras y funciones del cuerpo, este balance se crea a través de la regulación del pH del organismo, ya que un pH ácido (de menos de 7.0) es dañino, provocando una proliferación de enfermedades malignas como el cáncer; el calcio de coral incrementa el pH del organismo, fortaleciendo y revitalizando las células y tejidos. Al lograr el pH alcalino, se promueve un estado de salud en el organismo, ayudando a prevenir el riesgo de padecimientos y enfermedades degenerativas. Este balance puede ayudar a combatir condiciones de falta de movilidad en músculos y articulaciones, disminuir la propensión a enfermedades cardiacas y problemas digestivos, así mismo, migrañas, presión arterial alta, colesterol, osteoporosis, úlceras, indigestión, soriasis, colitis, Alzheimer, diabetes, artritis, calambres, piedras en el riñón, entre otras.

Contraindicaciones

Debido a que el calcio de coral proviene del mar, contiene trazas de otros elementos y metales del agua a su alrededor. Diversos estudios han demostrado que algunas muestras de coral contienen trazas de estroncio, e incluso uranio (los cuales son elementos nocivos para el organismo humano).

Se tiene que tener especial precaución en personas alérgicas a mariscos u otro alimento marino. Pregunte a su médico en caso de embarazo y lactancia.

Un efecto secundario grave asociado al uso prolongado de dosis más altas de lo normal de calcio de coral son los cálculos renales.

Escucha nuestro podcast