Enfermedades de la piel, Sistema cardiovascular, Sistema circulatorio, Sistema digestivo, Sistema inmune, Sistema nervioso, Sistema simpático

Cápsulas B Gérmen de Trigo con Vitamina E

Las partes principales del trigo son el salvado y el germen. El primero es la capa externa y fibrosa, y el germen es el centro: fuente de ácidos grasos esenciales y de vitaminas en el trigo. La parte interna de la semilla que se remueve durante el refinamiento da como resultado la harina blanca.

Contiene proteína de origen vegetal, vitaminas del complejo B y E, ácido fólico, tiamina, minerales como fósforo, zinc, selenio, potasio, hierro, y bajo contenido de sodio.

El germen de trigo al no tener purinas, es un alimento dirigido a aquellas personas que tengan un nivel alto de ácido úrico. Por este motivo, ayuda a evitar ataques en pacientes de gota.

No contiene colesterol, lo cual beneficia el sistema circulatorio y nuestro corazón.

Dada su alta cantidad de proteínas, el germen de trigo es un alimento recomendado especialmente para el desarrollo muscular, y por su aporte en hierro beneficia a quienes practican entrenamientos intensos.

Contiene pequeñas cantidades de ácidos grasos tipo omega 3, omega 6. octacosanol, ácido linoleico, ácido oleico, ácido palmítico, provitamina A, vitamina F y estearina. Su origen embriónico da como resultado su gran contenido en sustancias biológicamente activas.

Aceite de germen de trigo

Tomado regularmente actúa reduciendo notablemente el nivel excesivo de glucosa en la sangre y en la orina. El germen no sólo ahorra insulina en la diabetes incipiente sino también en la más avanzada; aparte de eso, normaliza el metabolismo del diabético, por su aporte en magnesio y vitamina F.

Vitamina E (Alfa-tocoferol)

Fue descubierta en 1920 y es una de las cuatro vitaminas del grupo de los alcoholes liposoluble. Tiene menos de cuatro elementos, de los cuales el alfa-tocoferol es el más poderoso y el que le confiere sus propiedades curativas.

El α-tocoferol o vitamina E es una vitamina liposoluble que actúa como antioxidante a nivel de la síntesis del pigmento hemo, que es una parte esencial de la hemoglobina de los glóbulos rojos.

Se estima que la vitamina E funciona fundamentalmente en relación con los ácidos grasos no saturados, brindándoles un papel protector que impide la oxidación de los mismos. En ausencia de la vitamina e, baja la cantidad de grasas no saturadas de las células, provocando una estructura y un funcionamiento anormal de dichas unidades celulares, como la mitocondria y los lisosomas.

En el cuerpo, actúa como antioxidante, al ayudar a proteger las células contra los daños causados por los radicales libres. Los radicales libres son compuestos que se forman cuando el cuerpo convierte los alimentos que consumimos en energía. Las personas también están expuestas a los radicales libres presentes en el ambiente por el humo del cigarrillo, la contaminación del aire y la radiación solar ultravioleta.

Escucha nuestro podcast

“Primero descubre lo que quieres ser; luego haz lo que tengas que hacer”

Epícteto

Guardar