Perejil Criollo

Planta herbácea bienal, aunque puede cultivarse también como anual. Forma una roseta empenachada de hojas muy divididas, alcanza los 15 cm de altura y posee tallos floríferos que pueden llegar a rebasar los 60 cm con pequeñas flores verde amarillentas.

Su cultivo se conoce desde hace más de 300 años, siendo una de las plantas aromáticas más populares de la gastronomía mundial.

La variedad perejil grande Petroselinum sativum tuberosum, posee una raíz engrosada axonomorfa, parecida a la chirivía, que es la que se consume como hortaliza cruda o cocinada. Esta variedad tiene hojas más grandes y rugosas que las del perejil común y más similares a la especie silvestre.

Mucho se ha investigado de la química de Petroselinum crispum. De las hojas y partes aéreas, se obtiene un aceite esencial en el que se han identificado los sesquiterpenos apiol y miristicín. Una infusión de perejil se puede usar como diurético. Los herboristas chinos y alemanes recomiendan tomarlo como un té para regular la hipertensión, y los indios Cherokee lo usan como medicamento tónico para mejorar el rendimiento de la vejiga urinaria.

Cuando se ingiere tiene función digestiva, elimina flatulencias y contribuye a abrir el apetito. Tiene función diurética, debido al apiol; ayuda en caso de reumatismos, afecciones cardíacas y obesidad, asociadas a la acumulación de agua en el cuerpo. También protege de la formación de cálculos en el riñón, permitiendo la expulsión de arenillas.

Es un buen afrodisíaco, puesto que aumenta el deseo sexual, sobre todo durante la menopausia.

El perejil contiene abundancia de vitamina C, limpia el estómago y estimula la producción de jugo gástrico.

Actúa como sudorífico, alivia la hidropesía (retención de líquido), la ictericia, la hipertensión arterial, las afecciones hepáticas, afecciones de las vías urinarias, gota, reumatismo, reglas escasas, menstruación dolorosa, impotencia, orina escasa o trubia. También mejora la memoria.

Las semillas secas en infusión de 10 a 20 gramos por litro de agua, ejercen efectos tónicos, estomacales, vermífugos; calman los nervios y alivian los dolores neurálgicos. Dice el Dr. Eugenio Arias Alzate que el perejil tonifica las glándulas suprarrenales y las vigoriza. Evita los cólicos menstruales y los cura. Fortifica los ovarios y los sana.

Tiene propiedades aperitivas, culinarias, tónicas, estimulantes, sedantes, antianémicas, emenagogas, resolutivas, diuréticas, galactófugas (de galactófugo, que detiene la secreción de la leche) y antiescorbúticas.

Escucha nuestro podcast

 

 

 

 

#FrasedelDía

“Hay quienes se consideran perfectos, pero es sólo porque exigen menos de sí mismos.”

Hermann Hesse

Guardar

Guardar

Guardar