Lentejilla

Es una hierba que mide de 15 a 70cm de altura, con el tallo comúnmente ramificado y con vellosidades. Las hojas, cercanas a las raíces, tienen muchos dientes en el borde; las que están en la parte superior de la planta son pequeñas como hilitos con pocos dientes. Las flores son pequeñas y en espigas, de color blanco. Sus frutos son casi esféricos y comprimidos, como lentejas, con dos semillas; son de color verde, se tornan anaranjado y café conforme maduran. Crece en terrenos de cultivo abandonados, a la orilla de caminos con vegetación perturbada o en zonas urbanas, adaptada a casi todos los tipos climáticos, observada en bosques tropicales caducifolio, subcaducifolio y subperennifolio, matorral xerófilo, pastizal, bosques mesófilo de montaña, de encino, de pino, mixto de pino-encino y bosque de junípero.

El principio tóxico de la lentejilla es un glucósido cardiotóxico de estructura no determinada. La semilla de la planta es la que tiene los más altos contenidos del glucósido.

La lentejilla es un anti cólicos, combate diarreas en caso pediátricos. Aleja flatulencias. Esta muy indicada para los niños que se enlechan (les hace daño la leche), por lo que se sueltan del estomaguito. La resina que contiene el chupón (para la elasticidad al hule con el que se produce), enferma al niño. El niño enlechado, abotagado de gases, desnutrido, con diarrea o vómito, anemia, sistema digestivo inflamado, dormirá con los ojos entreabiertos y se verá ojeroso. La lentejilla tiene vitaminas y minerales y despierta el apetito en niños así como en adultos.
Esta planta cura el empacho que se provoca porque el niño pequeño introduce todo en su boca. También aquellos pellejos de frijol, garbanzo, manzana o pera que se le pegan en las paredes del intestino y produce molestias; incluso las semillas del plátano se le pueden adherir al estómago pues tiene mucha absorción. Cuando sucede esto se ve en el excremento como si obraran con hongo. Se le puede dar una cucharadita de aceite de olivo puro obtenido a presión en frio y té de lentejilla.
Esta planta combate parálisis, por ejemplo, cuando los órganos dejan de absorber nutrientes. Los órganos paralizados no cumplen su función, el intestino se estriñe porque se paraliza o se produce diarrea en el diabético porque el páncreas no trabaja. En el caso de los diabéticos es importante tomarla, para que se produzca la insulina correcta.
Cuando se incremente el nivel del colesterol y triglicéridos sin comer carne o grasa, entonces es que se trata de una falla del riñón que no filtra sangre. Se retiene ciertos compuestos, dejan de trabajar los glomérulos, el drenaje del riñón se bloquea. La lentejilla destapa el riñón.
Combate cálculos, piedrecillas, arenillas, infecciones uterinas, muy indicado para que el embarazo se fije, para bajar los niveles de glucosa en los diabéticos.

 

Recuerda que ya puedes escuchar el PODCAST del día de hoy:

 

#FraseDelDía

“No está bien ocultar la propia ignorancia, sino descubrirla y ponerle remedio”  -Heráclito-