Histeria

Histeria es un término con origen en el francés hystérie, aunque sus antecedentes más lejanos nos llevan a la lengua griega. La histeria es definida como una enfermedad nerviosa y crónica que es más frecuente en las mujeres que en los hombres y que se caracteriza por una amplia variedad de síntomas funcionales. En la actualidad, sin embargo, la medicina no suele utilizar este término.

La histeria es un trastorno psicológico enmarcado dentro de las neurosis y de los trastornos de somatización. Esto quiere decir que el paciente histérico exhibe síntomas físicos y psicológicos sin origen orgánico y desarrollado muchas veces por motivos inconscientes. La hipocondría, la somatización, la amnesia disociativa y la despersonalización suelen estar asociados a los trastornos histéricos.

Entre los muchos síntomas que presentan las personas con histeria se encuentran los siguientes: dolor abdominal, de espalda, torácico, de cabeza, en las articulaciones; amnesia; diarrea; problemas para tragar; mareos; pérdida del deseo sexual; alteraciones en la visión; dificultad para respirar; debilidad muscular; náuseas y vómitos. Cabe mencionar que las dolencias de la histeria suelen extenderse a lo largo de varios años e interferir en todos los aspectos de la vida, como ser las relaciones interpersonales y el trabajo.

Otras características de la histeria son que suele aparecer antes de alcanzar los 30 años y que se presenta especialmente en personas que sufren de dolor crónico y síndrome del intestino irritable (SII). Para identificar las causas, se suelen realizar tanto exámenes físicos como psicológicos.

Durante mucho tiempo y hasta finales del siglo XIX, la histeria estaba asociada a un supuesto malestar femenino vinculado a la sexualidad. Los médicos trataban a las mujeres aparentemente enfermas con masajes en el clítoris o indicando el uso de consoladores ya que atribuían el mal a lo que los griegos llamaban como útero ardiente.

  • La lechuga es considerada un valioso remedio casero para tratar naturalmente la histeria, posee propiedades calmantes muy acentuadas, siendo utilizada en la antigüedad por los soldados romanos en batalla. Tomar una taza de infusión o jugo fresco de hojas de lechuga, endulzada con miel tres veces al día cuando la condición comienza a hacerse presente y todas las noches a modo de prevención cuando existe predisposición.
  • La miel es uno de los remedios naturales más utilizados por el ser humano desde los comienzos de la humanidad, cumpliendo múltiples funciones medicinales y para el caso puntual de la histeria es muy efectiva, por sus propiedades reequilibrantes a nivel psicofísico, para lo cual se debe tomar una cuchara de miel tres veces al día.