Tianguispepetla

Planta que no levanta mucho del suelo, crece casi al ras y se extiende poco tallos rosas delgados, lisos. Hojitas anchas, de color verde brillante, se tiende como el tallo. Flores blancas parecidas a una rosita pero con sus hojitas picudas, salen de entre las hojas porque no tiene tallito. Siempre hay, aunque se achica mucho su hojita en la época de secas. Crece en el campo, en el pueblo sobre las piedras en las barrancas, terrenos baldíos, solares, milpas y en los caminos. Se considera fresca.

Para los granos: se hierve un manojito de la planta en 1 litro de agua y con esta se lavan los granos, frotando con la misma hierba cocida. Para el tifo: se lava bien la planta fresca y se licua, endulzándose con azúcar cande. Este remedio se toma de preferencia en ayunas o si no, como agua de tiempo.

Aunque se menciona que las fiebres o calenturas son el principal padecimiento para el que se emplea esta planta (Puebla, Veracruz, Michoacán), también es de gran importancia en malestares digestivos, dolor de estómago, estreñimiento, empacho, infección e inflamación intestinal, cólicos, vesícula sucia y diarrea. Se informa, que en caso de tifoidea, se hierve la raíz en suficiente agua y luego se desechan las ramas; al líquido resultante se le agrega limón y con él se practica un lavado intestinal, usando medio litro para los niños y un litro para los adultos. Se reporta también como purgante.

El tianguis kijoso es utilizado por los mixe, zapoteco y totonaco para la curación del empacho y la disentería.

También puede emplearse en enfermedades como sarampión, viruela o escarlatina; para dolor de riñones, tifo, alferecía y mal de ojo, y como antiespasmódico.

 

Aquí puedes escuchar el PODCAST del día de hoy: