Trastornos del Desarrollo

Los Trastornos del Desarrollo incluyen un grupo de trastornos que afectan el crecimiento de los niños durante los primeros años de vida. Se trata de un conjunto de alteraciones caracterizadas por retrasos en diferentes áreas del desarrollo, como las habilidades para la comunicación y la interacción social que inciden a su vez en las actividades, intereses y comportamientos de los niños. Sin embargo, aunque estos trastornos comienzan en la infancia, sus alteraciones se suelen mantener hasta la edad adulta.

El autismo es el trastorno de desarrollo más conocido pero no es el único. Dentro de estos también se encuentra el Síndrome de Rett, el Síndrome de Asperger, el Trastorno Desintegrativo Infantily el Trastorno Generalizado del Desarrollo no especificado. Todas estas alteraciones del desarrollo comparten causas, signos y manifestaciones. De hecho, en muchos casos es difícil distinguir entre una alteración y otra, razón por lo cual el nuevo Manual Diagnóstico de los Trastornos Mentales, ahora hace referencia a trastornos del espectro autista.

¿Cuáles son las causas del Trastorno del Desarrollo?

Las causas son variadas, la mayoría de los especialistas consideran que se trata de trastornos multicausales. No obstante, hasta el momento uno de los factores más estudiados ha sido la genética, y se ha descubierto que existen grandes probabilidades de desarrollar un Trastorno del desarrollo si los niños tienen una herencia autosómica recesiva o una herencia unida al cromosoma X frágil.

Asimismo, se conoce que las infecciones víricas como la rubeola, la sífilis, la toxoplasmosis y la varicela durante el primer trimestre del embarazo también pueden afectar al feto durante su desarrollo. De igual manera, las complicaciones durante el parto como la isquemia, la hipoxia o una hemorragia intracraneal pueden provocarlo.

Otros estudios han sugerido que el manejo y/o la exposición a productos químicos por parte de los padres pueden aumentar también el riesgo de padecer Trastorno del Desarrollo en sus hijos. Este trastorno también se ha relacionado con el hipotiroidismo en los padres y la infertilidad o los abortos en las madres. No obstante, no se puede hacer referencia a un único factor, sino más bien a una concatenación de estos.

Recomendaciones Herbales

-1 cucharadita de raíz de cálamo o ácoro seca en una taza de agua y hervir por 5 minutos.  Tapar y dejar refrescar.  Colar y tomar 1 vez al día.  Este remedio ayuda a mejorar la capacidad mental del niño.

Hervir 1 cucharada de astrágalo en una taza de agua por 5 minutos.  Beber una vez al día.  Este remedio fortalece el sistema inmunológico.

1 cucharadita de raíz de jengibre en polvo en una taza de agua que esté hirviendo.  Revolver y tomar 2 veces al día.  Este remedio mejora la función digestiva.