Gingivitis

La gingivitis es una enfermedad bucal generalmente bacteriana que provoca inflamación y sangrado de las encías. Puede estar causada por una mala higiene, por una mala alimentación o por problemas digestivos. También puede influir el crecimiento de las muelas de juicio.

Según la gravedad de la enfermedad, ésta puede convertirse en crónica y provocar continuamente movilidad de los dientes, mal aliento, sangrado y, con el tiempo, pérdida de piezas dentales. Además de la explicación médica convencional, la medicina natural apunta a otras causas y remedios naturales que repasamos a continuación.

Tomillo: Las propiedades antibióticas del aceite de tomillo se pueden aprovechar para combatir los microorganismos que inflaman las encías.

Estos agentes limpian las áreas de la boca de difícil acceso y, a su vez, reducen la formación de placa bacteriana.

Bicarbonato de Sodio: Un enjuague bucal casero de bicarbonato de sodio y agua oxigenada puede disminuir de forma eficaz los incómodos síntomas causados por la gingivitis.

Sus agentes antibacterianos limpian a profundidad la boca y reducen la acumulación de residuos en las piezas dentales.

Aloe Vera: El gel de la planta de aloe vera es un producto antibacteriano y antiinflamatorio que combate la hinchazón de las encías mientras frena el crecimiento de los microbios.

Su aplicación disminuye el dolor causado por la gingivitis y acelera la recuperación de los tejidos de las encías.

Vinagre de manzana:

La naturaleza ácida del vinagre de manzana puede ayudar a regular el pH de la boca para hacerle frente al crecimiento bacteriano que provoca la gingivitis.

Su uso como enjuague disminuye el mal aliento y favorece la desinflamación de las encías.

Escucha nuestro podcast