Judias

La judía es una planta medicinal que crece de forma anual. El nombre científico por el que se conoce a esta planta en todo el mundo es el de Phaseolus vulgaris. Para que crezca de forma saludable la planta de judía necesita climas templados y no muy fríos.

A lo largo de su época de florecimiento —que ocurre en la primavera— la judía da flores de color blanco o amarillo. La planta de judía incluye varias vainas en las que se alojan semillas. En la composición química de la vaina de judía encontramos elementos como alantoína, arginina e hidratos de carbono.

La judía es una planta que ejerce un muy buen efecto diurético y actúa como reconstituyente de la salud en general. Esta planta medicinal también tiene poder cicatrizante y ayuda a reducir los niveles de glucosa en sangre (por eso la deberían tomar todas las personas con diabetes). Al contener un porcentaje considerable de aminoácidos de buena calidad la judía ofrece un excelente valor biológico para todas las personas que también busquen un nutriente completo en este alimento.

Propiedades de Judías
– Muy buen diurético: afecciones genitourinarias como cistitis, uretritis, oliguria, urolitiasis. Tambien hiperuricemia, gota, hipertensión arterial, edemas, retención de líquidos.
– Rica en una sustancia correctora del metabolismo, por lo que últimamente se usa con enorme éxito en los tratamientos contra la obesidad y la regulación del peso.
– Es protectora de la célula hepática y contiene gran cantidad de aminoácidos, vitaminas, sales minerales y oligoelementos.
– Coadyuvante en el tratamiento de la diabetes e hiperlipidemias.

-Salud en los huesos: Su alta concentración en vitamina K nos mantiene los huesos del cuerpo fuertes y sanos.

– Beneficios en el sistema inmunológico, piel y ojos: Rica en vitaminas A y C que junto al zinc se encargan de mantener en un nivel óptimo nuestro sistema inmunológico, su betacaroteno se encarga además del cuidado de nuestros ojos y de mantener la piel saludable, previniendo la aparición de acné.

– Un plus para tu memoria: La vitamina B1 de su composición nos ayudan a fortalecer y preservar la memoria.

– Combate el estreñimiento: Su alto contenido en fibra, que es tan necesaria para una correcta regularización de la función intestinal, combate el estreñimiento y nos ayuda a mantenernos saciados, además de prevenir el cáncer de colon.

–Preventivas en multitud de enfermedades: Ciertos nutrientes de su composición previenen y disminuyen el riesgo de padecer derrames cerebrales, ataques cardíacos, arterioesclerosis, cardiopatías diabéticas, además de otras enfermedades como el Alzheimer, el asma, la artritis, las infecciones de oído e incluso los resfriados y las gripes

–Arterias saludables: Su alta concentración en potasio y magnesio ayuda a reducir la hipertensión, convirtiéndose de esta manera en unas aliadas para nuestras arterias.

– Células oxigenadas: Posee gran cantidad de hierro, que se encarga en la sangre del transporte del oxígeno a cada una de nuestras células.

Escucha nuestro podcast

Guardar

Guardar

#FrasedelDía

“Disfrutar de todos los placeres es insensato; evitarlos, insensible”

Plutarco