Menopausia

Muchas mujeres le temen a la llegada de la menopausia, sin embargo, con un tratamiento adecuado, es posible atravesar esta etapa con alegría y bienestar.

La menopausia indica el fin de la menstruación y la fertilidad, y provoca síntomas como: períodos irregulares, sequedad vaginal, sofocos, insomnio y cambios de humor, entre otros.

La mayoría de las mujeres no saben que la menopausia no requiere tratamiento médico y que los medicamentos utilizados para aliviar sus síntomas, suelen empeorar la situación y crean una serie de efectos secundarios que requieren atención aparte.

Algunos de los síntomas y su trato con herbolaria son los siguientes:

Sofocos: junto a la soja, la serpentaria es una de las plantas más eficaces en el alivio de los sofocos, ya que disminuye los niveles de LH, hormona luteinizante implicada en la aparición de la reacción vasomotora acompañada de taquicardia.

Ansiedad, irritabilidad e insomnio: la planta más popular para el tratamiento de estos trastornos es la valeriana, que mejora los estados de ansiedad, tensión e insomnio. Aunque no presenta toxicidad, puede potenciar el efecto de algunos antihistamínicos, antiepilépticos y barbitúricos.

Depresión leve: numerosos estudios científicos avalan la eficacia del hipérico,  en el tratamiento de síntomas propios de la depresión leve, como el decaimiento y la pérdida de interés. Entre los efectos adversos de esta planta se encuentran la fototoxicidad y puede interactuar con otros fármacos, especialmente con los empleados en el tratamiento del cáncer y sida, anticoagulantes y tratamientos hormonales. No se debe administrar durante la gestación y la lactancia.

Trastornos cardiovasculares: el gugul , un árbol originario de India y Pakistán, está indicado para el control de las hiperlipidemias, hipercolesterolemias e hipertrigliceridemias. En las personas con propensión a desórdenes intestinales puede provocar diarreas y debe utilizarse con precaución en el caso de disfunción hepática, hipertiroidismo o procesos diarreicos. Por otra parte, el hamamelis, un arbusto parecido al avellano, y la vid roja permiten mejorar la circulación periférica y los síntomas característicos de los procesos varicosos.

Sobrepeso: entre las plantas más eficaces para combatir el sobrepeso se encuentran el té verde y la alcachofa. El té verde favorece la eliminación renal de agua y es coadyuvante en el tratamiento de la obesidad. Esta planta no presenta efectos adversos importantes, aunque por su contenido en cafeína no es recomendable el consumo en personas sensibles a esta sustancia. La alcachofa está indicada en dispepsias no ulcerosas, disfunciones hepatobiliares, hiperlipidemias, tratamiento del sobrepeso y regímenes especiales.

El trébol rojo es considerado como una de las fuentes más ricas de isoflavonas, que son químicos solubles en agua que actúan como los estrógenos. Por lo tanto, el trébol rojo se utiliza para los sofocos / rubores, síndrome premenstrual, la mejora de mama y la salud materna, así como la reducción del colesterol, mejora de la producción de orina y la mejora de la circulación de la sangre, para ayudar a prevenir la osteoporosis, disminuir la posibilidad de coágulos de sangre y placas arteriales.