Desodorantes Naturales

Los desodorantes sirven principalmente para eliminar el mal olor que produce la sudoración. Por lo tanto, estos productos no están diseñados para evitar que sudemos, sino que únicamente evitarán que tengamos mal olor cuando eso sucede.

Piedra de alumbre: este tipo de mineral es considerado por muchos como el desodorante natural por excelencia. Además de evitar el mal olor, la piedra de alumbre también tiene propiedades bactericidas, astringentes y cicatrizantes.

Aloe vera: esta planta, especialmente su savia, es un desodorante natural muy efectivo que se puede utilizar en todo el cuerpo, ya sea sola o mezclada con algún aceite esencial. Asimismo, este producto es utilizado para cicatrizar heridas menores de varios tipos y como digestivo. Es así que la salvia de aloe vera es una excelente opción.

Bicarbonato: gracias a sus propiedades, el bicarbonato es otro desodorante casero muy efectivo. De hecho, disimula mucho mejor los olores que algunos desodorantes comerciales que se venden en las tiendas. Sin embargo, suele dejar manchas en la ropa por lo que debe aplicarse una poca cantidad y con mucho cuidado.
Aceites esenciales: una opción muy práctica y económica es utilizar aceites esenciales combinados con otros productos, como los que hemos mencionado, para así tener un desodorante con aroma. Tan solo unas cuantas gotas de aceite te ayudarán a tener un agradable olor.
Aceite de árbol de té: este tipo de aceite es muy bueno para utilizarlo como desodorante. Además de que disfraza los malos olores, también tiene funciones antisépticas, bactericidas y fungicidas. Igualmente, se puede utilizar para tratar infecciones o lesiones en la piel.

Escucha nuestro Podcast