Pericón

El uso medicinal más frecuente de esta planta es en trastornos digestivos, principalmente para dolores de estómago (Guanajuato, Guerrero, Michoacán y Tlaxcala). También se le emplea en cólico estomacal, diarrea, disentería, empacho, tifoidea y vómito.

Asimismo, se recomienda en desórdenes ginecológicos como cólicos menstruales  dismenorrea y cuando hay menstruación lechosa o blanca, para expeler el flujo, en baños de señora y para poder tener hijos. Se prescribe para dolores en general, tales como los de espalda, de abdomen, cerebro, cuerpo, huesos, muelas, rabadilla, riñones , dolores internos y de “aire”, enfriamiento localizado en cintura, oídos, cabeza y pecho; dolor y tos de naturaleza reumática, al igual que para cólicos abdominales y cólico de hombres. Además es útil en problemas de reumatismo, inflamación, várices, nubes de los ojos, insomnio, resfriado, asma y en menor proporción para el susto y aire. Otras propiedades que se le atribuyen son como abortivo, carminativo, digestivo, emenagogo y contra áscaris y el mal aliento.

Es regenerador de piel y de úlceras, repara las venas que se rompen, alivia los moretones que se producen sin haberse golpeado y las úlceras en la garganta, estómago o tracto digestivo; cuando se padece vómito con hilos de sangre, microhemorragias del esófago que requieren de regeneración de venas, el pericón las repara. Alivia las várices de los pies. Alcaliniza para evitar la acidez del organismo y regenera sus estragos.

Te dejamos  el link de nuestro podcast !!!

 

#FraseDelDia