Infecciones en Heridas

Una infección de herida ocurre cuando los microbios (bacterias, hongos…) consiguen introducirse por algún corte en la piel, cuando este no lleva ni un tipo de protección, desinfectante o antiséptico. Los microbios se instalan en los tejidos de las heridas impidiendo su curación y empeorando su estado. Aunque es cierto que las heridas de mayor tamaño y profundidad son las que más tendencia tienen a infectarse, las heridas pequeñas también pueden padecer este problema.

Tras una incisión de la piel por una contusión, un corte y/o una herida quirúrgica hay que estar atentos a la evolución de la herida durante el proceso de cicatrización. Es signo de una buena evolución en una herida abierta:
-color sonrosado
-temperatura tibia de la piel
-indolora al tacto
-sin signos de inflamación.

Cuando la infección está localizada, lo más importante es mantener una buena limpieza de la misma. Hay que limpiar la herida con una gasa, porque el algodón puede dejar restos de fibras. Para la limpieza, lo mejor es utilizar un buen antiséptico, como por ejemplo, Betadine.

Recuerda que aquí puedes escuchar el PODCAST del TEMA DE HOY.

#FraseDelDía

“La desgracias puede debilitar la confianza, pero no debe quebrantar la convicción”

-Charles De Rémusat-