Usos de la arcilla

¿Qué te viene a la mente cuando escuchas la palabra arcilla? Barro, tierra, fango… Seguro que no puedes imaginar los numerosos usos que ha tenido y tiene este mineral para los seres humanos.

La geoterapia o el uso de tierras con fines terapéuticos es una práctica muy extendida en la actualidad, donde la arcilla destaca por sus propiedades antiácidas, cicatrizantes,  absorbentes y reguladoras de la temperatura. Pero no es cualquier arcilla la que puedes emplear como tratamiento, las arcillas que encontramos en el mercado vienen irradiadas al sol, descontaminadas de gérmenes y materia orgánica y debidamente pulverizadas. Los varios tipos  que existen se diferencian en la proporción de sus componentes, así que es recomendable consultar a un especialista para elegir la más adecuada.

Tipos de arcilla

Arcilla verde:

Es la más utilizada, rica en magnesio, sílice y potasio. Es antiinflamatoria, analgésica, desintoxicante, remineralizante y absorbente. Suele usarse para tratar edemas en las piernas, celulitis, inflamación, dolores articulares y musculares, golpes, hematomas, entre otros.

Arcilla blanca:

Se considera la arcilla de mayor pureza. Está compuesta principalmente por silicio y aluminio. Es antibacteriana, antiinflamatoria y cicatrizante, absorbe las toxinas y ayuda a combatir el estreñimiento. Se suele utilizar en tratamientos estéticos, para problemas de piel e incluso en enjuagues bucales y gargarismos.

Arcilla roja:

Tiene múltiples virtudes medicinales, posee un alto contenido de óxido de hierro. Se utiliza para curar la rigidez y la inflamación en las articulaciones. También es útil para tratar problemas circulatorios y fiebre.

Arcilla Rosa

Es una mezcla entre la arcilla roja y la blanca. Se utiliza mayormente para hacer mascarillas faciales y capilares.

Recuerda que puedes escuchar aquí nuestro PODCAST:

 

Te invitamos a Suscribirte a nuestro canal de YOU TUBE !!!

Nos encuentras como EL ÁNGEL DE TU SALUD !!!