Sinusitis

Los senos paranasales son espacios llenos de aire en el cráneo. Están localizados por detrás de la frente, los huesos de la nariz, las mejillas y los ojos. Los senos paranasales saludables no contienen bacterias ni otros microorganismos. Por lo general, el moco puede salir y el aire puede circular a través de ellos.

Cuando las aberturas paranasales resultan bloqueadas o se acumula demasiado moco, las bacterias y otros microorganismos pueden crecer más fácilmente.

La sinusitis se puede presentar por una de las siguientes situaciones:

Los pequeños vellos (cilios) de los senos paranasales no logran sacar el moco en forma apropiada. Esto puede deberse a algunas afecciones.
Los resfriados y las alergias pueden provocar la producción de demasiado moco o bloquear la abertura de los senos paranasales.
Un tabique nasal desviado, un espolón óseo nasal o pólipos nasales pueden bloquear la abertura de los senos paranasales.

Los síntomas de la sinusitis en adultos muy a menudo se presentan después de un resfriado que no mejora o que empeora después de 5 a 7 días. Los síntomas abarcan:

•Mal aliento o pérdida del sentido del olfato.

•Tos que generalmente empeora por la noche.

•Fatiga y sensación de malestar general.

•Fiebre.

•Dolor de cabeza.

•Dolor similar a presión, dolor detrás de los ojos, dolor de muela o sensibilidad facial.

•Congestión y secreción nasal.

•Dolor de garganta y goteo retronasal.

Los síntomas de la sinusitis en niños abarcan:

•Resfriado o enfermedad respiratoria que ha estado mejorando y luego comienza a empeorar.

•Fiebre alta junto con secreción nasal oscura durante al menos 3 días.

•Secreción nasal, con o sin tos, que ha estado presente por más de 10 días y no está mejorando.

Plantas que te ayudan a la Sinusitis:

Romero: El romero contiene aproximadamente 40 sustancias antiinflamatorias, por lo que contribuye a disminuir la inflamación de los senos paranasales.

Eucalipto: Es uno de los mejores antisépticos que hay, se emplea con mucha frecuencia para curar la tos, la bronquitis y el asma. Un té de eucalipto inhibe la formación de moco en los bronquios, y desinfecta los pulmones, ideal para combatir infecciones de todo tipo.

Enebro: El árbol de enebr es una planta siempre verde cuyos frutos aromáticos y hojas han sido usados medicinalmente durante siglos. El aceite volátil en ellos posee pinenos alfa y beta, potentes químicos vegetales antibacteriales. En su libro de 1999 “Antibióticos herbarios: alternativas naturales para tratar bacterias resistentes a drogas”, Stephen Buhner recomienda usar aceite esencial de enebro como aerosol nasal o inhalador para tratar infecciones de los senos paranasales.

Mirra: La corteza del árbol tiene aceites volátiles y resinas de goma útiles para tratar sinusitis. El herbolario David Hofmann recomienda una tintura preparada con mirra como remedio específico para problemas de catarro, como la sinusitis. La mirra tiene propiedades antibacteriales que tratan la infección y propiedades astringentes y antiinflamatorias que alivian las membranas mucosas inflamadas.

Escucha nuestro podcast